.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








viernes, 22 de junio de 2012

tres negruras




I.

Muere en tu noche
como una elección y nunca
como un imperativo
antes de que los sueños
más turbios
escarben en las oquedades donde te refugias
y te destrocen.



II.

Malevich sentía la sacudida, el fervor por los volúmenes aéreos, una extraña atracción por las formas nítidas, aparentemente cerradas. Donde la impresión se llama círculo, yo veo una pupila dilatada. Puede ser lo mismo, si se mira desde un determinado punto de vista. Desde otro ángulo, no. El negro es un color, pero también se trata de un espacio hueco. Un túnel vital que conecta la vida exterior con tu capacidad de ser. Es metáfora de las profundidades, que otros llamarían tinieblas. ¿Se sublima la composición de los elementos y sus formas en manos de los hombres? Malevich lo hacía. Las formas transmiten dinámica. Lo que nunca cesa. Física o fe en su descripción, Malevich recurre a lo que presiente como representación pura. Pero que acaso no es sino su propia figuración de las cosas geométricas.  



III.

Una historia más local. Desde tres territorios del país, un símbolo de lo negro empieza a moverse hoy hacia el centro. Un emblema personificado. Ellos, aunque conocen lo oscuro e íntimo de la tierra, también sufren la noche personal de lo incierto. Lo suyo podría ser circular, pero hasta el momento sus vidas rebosan aristas. Andan y andan y pretenden converger en una fecha de julio en ese punto alegórico de la capitalidad de un Estado, que es una idea muy antigua y un mito bastante despótico también. Andan y andarán y con su gesto se rescatan a un importante olvido, exhiben bastante dosis de fracaso y recogen un tanto de reconocimiento desde quienes siempre les tuvimos como importante dinámica social y potente aliciente de cambio. Malevich en hombres. Pura y dura imagen de algo que va quedando atrás. Madrid Corte no les va a hacer puñetero caso. Madrid Humanidad acaso se una al gesto de los andarines. ¿Y después? Tiempos en que los de arriba ya no van a dar su brazo a torcer. Y pensar que los abuelos de esta gente una vez montaron en trenes, pertrechados de lo puro y de lo duro, para salvar el centro cargado entonces de buenas intenciones para sí mismo y para la periferia...




8 comentarios:

  1. Lo que más me gusta del círculo es que todos los puntos de su superficie se encuentran a la misma distancia del centro, sin embargo entre sí adquieren perspectivas absolutamente diversas. Bs.

    ResponderEliminar
  2. http://mamaquchanayay.blogspot.com.es/2012/05/normal-0-21-false-false-false-es-x-none_30.html

    Salud Fackel. Me han parecido muy lúcidas para ser negruras. Tal vez por ser eso, negruras, para ver la periferia.

    ResponderEliminar
  3. Es como un punto y seguido hoy, que es el solsticio de verano... Pero en tus textos jamás hay puntos y seguidos, curiosamente... Todos vienen a integrarse en un todo que, a pesar del fragmentarismo, no se me escapa. Son pequeños fragmentos, fractales que representan muy bien la densidad de lo que se ha expuesto, y de lo que todavía no se ha expuesto.

    ResponderEliminar
  4. Emejota, equidistancia y valor allí donde cada punto se sitúe. Y a mí que me seduce el perfil exterior...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Rider, salud y templanza. Hay que vivir mucho más y mejor. Por otra parte, veo que compartimos análogas sensibilidades y semejantes cuitas. Hasta en lo de la subida del equipo local coincidimos, jaj (por mi parte sin ninguna emoción)

    Seamos testigos del tiempo donde crecemos, porque se trata de crecer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jo, Ramón, qué bien lo captas, eso estimula y calma de buena manera, y te lo agradezco. Tengo verdadero conflicto con los signos de puntuación: ¿puntos seguidos, puntos aparte, punto y coma, puntos suspensivos, comas...? ¿Que tipo de puntuación exige la vida y el relato de la misma?

    ResponderEliminar
  7. Francesca, no desestimemos el término porque preserva conceptos probablemente importantes. Ya sabes, decimos eso de "caer por un agujero negro", basada la frase en que tanto agujero como negrura los hemos colocado en el lado negativo, peyorativo, infamante...Pero lo que yo veo todos los días es superficie luminosa ¡muy poco atractiva y constructiva!

    (vaya, hoy me levanto contracultural a tope)

    Sí, agujero negro...(yo siempre pienso en la maravilla de la retina, mira, porque el universo exterior me viene grande)

    ResponderEliminar