.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 16 de junio de 2012

los verbos emergentes



es asombrosa la capacidad de aprender vocabulario que ofrecen nuestras calles en estos tiempos convulsos; no son las palabras en sí; son las necesidades que impulsan a localizar los términos adecuados; o como en este caso, a ubicarlos en su punto; por un momento he creído encontrarme ante una representación gráfica de El túnel, de Friedrich Dürrenmatt, que leí hace poco; pero en la ilustrada pancarta hay un matiz aparente que, no obstante, puede ser engañoso, y es que el tren parece que sale del túnel; yo lo interpreto como deseo de quienes van en el tren más que como hecho; el anhelo por tirar para adelante, por mantener dignidad y por conseguir objetivos; probablemente sea un espejismo; para dilucidar si el tren podrá salir definitivamente a superficie en un momento dado aparecen las palabras; esas palabras son como direcciones que indican el camino a seguir; verbos que se presentan en su potente infinitivo como emergentes; un infinitivo que rezuma también imperativo, no tanto en su forma como en su condición moral y esperanzadora; infinitivos que huelen también a condicionales y que llevan a leer con otra segunda lectura: si insistes, si persistes, si resistes, si no desistes...infinitivos, imperativos, potenciales...¿no hay una especie de conjura de las palabras contra la barbarie de los despidos?; sí, pero hay, sobre todo, una conjura de hombres que usan las palabras en su justo término y para sus justas reclamaciones; y tras ella una conjura superior y más arriesgada: la huelga; los padres de la patria académica deberían ver este cartelón; por mi parte traigo a colación aquí las definiciones de la RAE, por si alguien quiere comparar, aclarar conceptos, ver margen de significados y comprobar qué poder tienen las palabras para combatir el oprobio que unos hombres sufren por mano ejecutora de la delincuencia de guante blanco 


insistir

(Del lat. insistĕre).

1. intr. Instar reiteradamente.
2. intr. Persistir o mantenerse firme en algo.
3. intr. Repetir o hacer hincapié en algo.
4. intr. p. us. Dicho de una cosa: Descansar sobre otra.

persistir

(Del lat. persistĕre).

1. intr. Mantenerse firme o constante en algo.
2. intr. Durar por largo tiempo.

resistir

(Del lat. resistĕre).

1. tr. Tolerar, aguantar o sufrir.
2. tr. Combatir las pasiones, deseos, etc. U. t. c. prnl.
3. intr. Dicho de un cuerpo o de una fuerza: Oponerse a la acción o violencia de otra. U. t. c. tr. y c. prnl.
4. intr. Dicho de una persona o de un animal: pervivir. Este coche todavía resiste.
5. intr. Dicho de una cosa: durar (‖ continuar sirviendo).
6. intr. Repugnar, contrariar, rechazar, contradecir.
7. prnl. Dicho de una persona: Oponerse con fuerza a algo. Se resistió a ser detenido.
8. prnl. Dicho de una cosa: Oponer dificultades para su comprensión, manejo, conocimiento, realización, etc. Este problema se me resiste.

desistir

(Del lat. desistĕre).

1. intr. Apartarse de una empresa o intento empezado a ejecutar o proyectado.
2. intr. Der. Abdicar o abandonar un derecho o una acción procesal.



4 comentarios:

  1. El léxico en ocasiones nos socorre, otras nos aprisiona. Brillante el grafiti.

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces los trabajadores hablan y escriben mejor que sus patronos, y mejor que la mayoría de los políticos, que tan mal hablan, "comunican", como dicen ellos, englobando imagen prediseñada y discurso pobre, todos con mucho gabinete de imagen sin imaginación ninguna.

    ResponderEliminar
  3. Ramón, intentar reconducir el léxico. Que no seamos víctimas del uso que otros hacen de él para hundirnos. Rescatar las palabras, reedificar el sentido de los conceptos.

    Es un cartel en tela, pero al menos rompe la tónica anodina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Casilda. Cuando oigo la expresión "gabinete de imagen" o de "comunicación" me dan ganas de vomitar. La mujer de Bachar el Asad, sangriento presidente de Siria, también contrata empresas de (turbia) imagen...

    http://elpais.com/elpais/2012/06/15/gente/1339774000_317786.html

    Viva la libre imaginación de los espontáneos.

    ResponderEliminar