La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 25 de diciembre de 2011

babel




si la montaña es la torre; si la torre es la ciudad; si la ciudad es el laberinto; si el laberinto es el lenguaje; si el lenguaje es el alma; si nada se pierde ni nada se gana del todo mientras sigues recorriendo sus sendas sinuosas




2 comentarios:

  1. La cuestión es transitar por el laberinto sin la obsesión de la salida,ésta aparece a su debido tiempo, aunque muchas veces nos emperramos en que no es la adecuada y preferimos seguir buscando otras.

    ResponderEliminar
  2. Solo que la vida es el laberinto dentro del laberinto dentro del laberinto dentro del laberinto...

    ResponderEliminar