.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 10 de noviembre de 2011

diez de noviembre


le resulta curioso el desfile en fila india; los días pasan, más transversales y secantes de lo que las hormiguitas humanas sospechan; por mucho que algunos quieran permanecer al margen de los días y de quienes controlan a su manera los días, no es posible; se puede apartar la mirada, hacer guiños a la estrellas, apurar una botella, piensa convencionalmente; pero todo te sigue cayendo encima o saliendo a tu paso o bloqueándote las rutas; los hombres y los días están alterados, algo no casa bien entre ellos; ha rescatado a Blaise Cendrars y se vuelve un díscolo del pasado; no cree a estas alturas demasiado en el viaje en Transiberiano, aunque así, literalmente, es algo que tiene pendiente desde las primeras lecturas; ¿se evadiría si lo realizara?; no estoy siguiendo ni debates ni programas ni cantos de sirena, me ha dicho esta mañana junto al quiosco de periódicos; no hay ruido en la calle, lo cual se agradece, ha dicho; no es que no me interese por el ojo del huracán, el verdadero, el que presagian negras tormentas, me precisa (y aquí sé que me acaba de hacer un guiño sentimental); es que no creo en la manera que tienen de contármelo, ni en lo que se guardan, ni en lo que nos deparan; ¿no eres demasiado tenebrista?, se me ocurre espetarle para salvar el humor; no me fulmina con la mirada, debe sentirse bondadoso hacia mí; sólo atina a suspirar: ay, hermano hormiga...




9 comentarios:

  1. Se dice que dicen los chinos que a ser realista los occidentales le llaman ser pesimista.
    A lo que me gustaría añadir que de vez en cuando que algún sueño se convierta en realidad no viene nada mal, debidamente conocida la naturaleza tanto del sueño como de la "realidad". B Bs.

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota, EmeJ. Se te ve el buen instinto oriental.

    ResponderEliminar
  3. Por lo que respecta a la foto, yo puse una muy parecida hace un tiempo, años creo (pasa el tiempo que vuela). respecto al texto, amigo, me ha recordado al hombre menguante en blanco y negro, naturalmente, con esos cromas excelsos que salvaban escenas muy bien resueltas y de pesadilla. Por lo demás, todo es tan relativo... Hasta Cendrars es relativo, bueno, él más que nadie.

    ResponderEliminar
  4. Ramón, no sé que tiene ese tipo de ruptura de cristal que atrapa, como si se tratara de una telaraña.

    Sí, todo es muy relativo, incluso las pesadillas lo son, pero existen.

    Salud y aguante.

    ResponderEliminar
  5. Hola te invito a una puesta virtual de sol en la mi casa. Es que creo que estoy de muy buen humor y hay que compartirlo con los buenos amigos. Bs.

    ResponderEliminar
  6. Ah, se me olvidaba, esto viene a cuento porque ya me he enterado lo que ha ocurrido con el periódico que decías, resulta que se ha convertido en un periodico www y de reparto gratuito por la zona. Lo encontré en el veterinari@ el día que llevé a Vega a revisión tras encontrármela. Bs.

    ResponderEliminar
  7. EmeJ. Acepto de buen grado la puesta de sol, pero ignoro de qué va lo del periódico. ¿Va dirigido este coment a mí? Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Si, en una ocasión me preguntaste por un periódico de esta zona. ¿Remember ahora? Lo que no recuerdo es el nombre, pero ya lo encontraré. Me preguntabas si se seguía editando y te dije que no lo sabía pero que ya caería la información y me cayó en la veterinaria. Ya caerá el nombre y te lo contaré dentro de mil años, y para entonces estaremos ambos in albis. Ja,ja.

    ResponderEliminar
  9. EJ. No caía. "El Oriente de Asturias" se llamaba ese periódico, y se distribuía además entre la emigración en América.

    ResponderEliminar