La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







sábado, 19 de noviembre de 2011

diecinueve de noviembre


ha partido un buen trozo de queso, muy añejo, muy picante; siempre le gusta ir contra los órdenes y los usos, así que ha abierto también para acompañar un viejo Riesling que se trajo de Mulhouse, que acaso no pegue, pero la botella ha caído entera; ¿sabes?, me ha dicho mientras jugueteaba con las migas y las cortezas del queso sobre la mesa, de niño deseaba con frecuencia que viniera el caballito volador y me llevara con él; ¿y llegó a venir?, le he respondido por reflejo, tontamente, en medio de mis vapores; no, ha contestado, pero soñaba tanto con él que era como si me transportara y en los sueños conocí muchos paisajes; ¿conociste también gentes?, se me ha ocurrido insistir; las gentes nunca me interesaron demasiado, por eso necesitaba el caballo volador, para huir de ellas; ambos nos hemos quedado callados un rato, vaciando otra variedad más agresiva de vino; luego, ha hablado: creo que esta noche necesito de nuevo que venga el caballito, porque, ya ves, cuando crees que tienes superados los mitos de tu infancia los invocas de nuevo; ¿es como si no desearas que llegara mañana?, se me ha ocurrido replicarle; y él: es como si necesitara saltar hacia adelante en el tiempo...



(Pintura de Pedro Monje)

3 comentarios:

  1. Mi yegua solilunar se ha quedado prendada de la imagen del caballito. Y te aseguro que está vieja revieja, cansada y pese a todo, sigue soñando, es su vida alternativa.
    Un inciso, el azul y el amarillo (jupiter y mercurio, los colores de la comunicación ¿lo sabría el autor? Bs.

    ResponderEliminar
  2. Emejota. ¿A que es precioso? Pues si le veo se lo puedo preguntar, pero Pedro Monje sale poco porque tiene severos problemas de salud.

    PD. Por cierto, y no es por llevarte la contra, pero ¿cuáles serían los colores de la incomunicación?

    Te dejo, que me está esperando mi Pegaso a la puerta del establo para llevarme lejos.

    ResponderEliminar
  3. Je,je, los mismos por supuesto que la incomunicación es el opuesto de la comunicación y por tanto presente en el mismo eje. En "ese idioma" se diría que ambos planetas natales estan "maleficiados", es decir mal aspectados, haciendo ángulos de cuadratura o de oposición, pero lo peor peor de todo sería que no estuvieran en contacto entre sí. = incapacidad para comunicarse o hacerlo con un gran margen de error.

    Escribiendo de Pegasos, ¿sabes? mi hijo me ha cambiado la "furgo mudanzera" que me regaló el pasado Dic. por 326 pegasos del 91. Y probando, probando, sin vibración alguna me he plantado en 190 km/h a lo tonto. Uff reconozco que es un placer si el firme se encuentra en buenas condiciones. Ahggggg dice que es un coche de culto, claro como acabará, que ya lo es, siendo suyo, pues él a lo suyo con sus hijitos "de culto!".
    No es pasión de madre, pero el tío sabe lo que no está escrito sobre vehículos su valor de mercado, apreciación y depreciación. Tiene fama entre su gente y es el consejero de todios y probador principal. Se conoce todos los sonidos de los vehículos. ¡Qué bueno, ya estoy aprendiendo! Que si puff,pufff, que si hiiiii, hiiiii, que si clon, clon. Ja,ja, en lugar de comer viviré para gasofa y pienso perruno. Beso.

    ResponderEliminar