.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 1 de octubre de 2011

la persiana


al levantar la persiana tiene una corazonada siniestra; imagina que no ha soñado; imagina que ha perdido la curiosidad; imagina que no tiene recuerdos; imagina que desconoce el deseo; imagina que se ha quedado sin imaginación; palpa la superficie de su piel y la halla helada; trata de alcanzar sus cabellos y no los encuentra; intenta olerse y el sudor no le devuelve identidad alguna; provoca una bocanada de aliento y el espejo no se empaña; al ir a mirar sus facciones el cristal no le devuelve ninguna imagen; intenta tragar saliva y siente bloqueada su garganta; emite una retahíla breve de palabras inconexas y no se escucha; sin embargo, percibe otros ruidos; oye el tráfico que llega de la calle; oye los pasos ágiles de gentes que se dirigen a trabajar; le llegan otras voces y la convulsión de una carreras nerviosas que suben la escalera; hay golpes en la puerta, su nombre repetido con insistencia, la manilla que se mueve agitadamente; hay una energía contenida de personas que requiere algo de él y que no logra traspasar el umbral de su habitación; luego, silencio, una especie de abandono, la difusión de los sonidos; más frío; la luz mutante del día que no es como la de todos los días; la noche descolorida que se precipita antes de ser noche; todo se ha convertido en privación y un ligero hilo de pensamiento le devuelve por un instante un nombre; tal vez un aroma, tal vez una sensación, acaso un sentimiento, puede que un estremecimiento; ¿deberá volver a levantar la persiana?




(Imagen de Giorgia Napoletano)





4 comentarios:

  1. ¿Le resultará posible? En caso que le fuera posible, la levantaría. Elemental ¿verdad? Besso.

    ResponderEliminar
  2. conviene revisar esa persiana, mantenerla en buen uso para que no se atasque
    debe subir para que la brisa mueva el aire y bajar cuando esa brisa llega densa, viciada y ahoga

    ResponderEliminar
  3. Buena pregunta. Dilatada respuesta. Se verá.

    Buena noche, Emejota.

    ResponderEliminar
  4. Si todo dependiera de esa persiana, Balbi. No sé cómo verá él esas instrucciones de uso que sugieres.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar