.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







domingo, 23 de octubre de 2011

la ausencia de las otras



no consigue ver tras esos hombres enarbolando fusiles a unos liberadores; en todo caso son derribadores; han contribuido a un cambio, se han armado, pero no logra emocionarse con los gestos bravíos; el acompañamiento de gritos, los disparos al aire, la captura de prisioneros; ¿se sienten fuertes o solo vengadores?; ¿buscan futuro o sólo un arreglo de cuentas?; ¿van a seguir liberando elpaís, las conductas, las costumbres, el respeto, el reconocimiento a los demás humanos?; ¿o no cabe en los cálculos de los poderes fácticos que emprendan esa labor?; es probable que ni se lo planteen; su molde mental permanecerá acaso incólume; y la vida cotidiana seguirá en los mismos planos que antes; se pregunta si estarían ahí conquistando un país sin la contribución decisiva de potencias externas; recuerda entonces lo que aconteció con el suyo hace muchos años, cuando parte de las potencias europeas de entonces, supuestamente hermanas por mor de la democracia, abandonaron a su nación y la entregaron a la barbarie; no, no se emociona con las masas en la calle; y le duele la ausencia vital; ¿quién parirá a todos esos guerreros aficionados que convierten su virilidad en violencia?; le duele la ausencia, la mitad de la población ignorada; el otro género apartado, invisible, ajeno, inexistente; sin garantía de que ellas aparezcan en la cosa pública cuando todo se normalice, salvo para dar el beneplácito y seguir el juego de las doctrinas de la esclavitud; pero sin ellas no habrá revoluciones más allá de los disparos y la sangre por la sangre...







(Fotografía de Angela Etoundi Essamba)

9 comentarios:

  1. De momento, leo que el CNT (el Consejo Nacional de Transición de Libia) ya ha proclamado la Ley Islámica en la nueva Libia. Ellas, o en la línea religiosa o segundonas o al margen. Vaya perspectiva de futuro.

    ResponderEliminar
  2. Intervención en guerras. Hoy convienen y mañana ya no. En cada momento un argumento, según qué intereses, según qué relaciones de poder, según qué balance del dinero que se recoge o se gasta. Todo lo demás, todo el dolor que dejan, todo lo que sale de este tablero de ajedrez, ya sólo es asunto de la desgracia personal de millones de seres; y las mujeres serán siempre víctimas elevadas a enésima potencia.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, pue sí. Demasiado poder acumulado por seguidores de esa religión, demasiada influencia. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Luis, eres tan conciso como exacto. Nada que añadir por mi parte. Lo comparto. En este caso ¿será que tenía que cambiar algo para que todo siguiera igual o por el estilo? Da que pensar.

    ResponderEliminar
  5. Ahora viene el trabajo difícil: el reparto del botín entre los vencedores, las venganzas sobre los gadadistas, los compromisos con las potencias que les han ayudado, desarmar a una población armada hasta los dientes, que salvo una minoría, se mueven en el mundo tribal y son analfabetos y fáciles de manipular por la religión o cualquier tipo de pensamiento que afecte los sentimientos. Todavía es pronto para hablar de cómo puede acabar, pero en el mejor de los casos sería con un gobierno títere de las potencias occidentales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. La mujer no es vencedora nunca en ninguna guerra, y en ésta menos. De Gadafi a la ley islámica, ya me dirás...

    ResponderEliminar
  7. Carlos, tu descripción, no por sintética resulta menos coherente. Sospecho que así será. Y las fuerzas mejor organizadas (islamistas, supongo) se llevarán el gato al agua, pero con intermediarios. Los que respondan a los intereses occidentales. Lo veremos en los próximos tiempos.

    Saludos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuánta razón tienes, Rat. Aunque el papel de la mujer puede oscilar entre unos países y otros del mundo árabe que está en ebullición, me temo también que los poderes religiosopolíticos no les den excesiva cancha, salvo que se dobleguen a ellos. Aunque quién sabe. Precisamente hace tiempo que hay una larga e intensa lucha de la mujer en el seno de ese tipo de sociedades y el futuro puede deparar verdaderas sorpresas. Esperemos que sean gratas.

    Bona nit.

    ResponderEliminar
  9. Rat, no quisiera que tuviéramos razón, pero observa el resultado electoral en Túnez, considerado un país con bastantes sectores laicos y demócratas:

    http://internacional.elpais.com/internacional/2011/10/24/actualidad/1319438700_301103.html


    Salud.

    ResponderEliminar