.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







lunes, 22 de agosto de 2011

veintidós de agosto (casi oscuro)


"...Al verla sentada al pie de la fuente, sobre aquel fondo de los bojes antiguos, leyendo el libro abierto en sus rodillas, adiviné que María Rosario tenía por engaño del sueño, mi aparición en su alcoba. Al cabo de un momento volvió a levantar la cabeza, y sus ojos, en un batir de párpados echaron sobre mí una mirada furtiva. Entonces le dije:

-¿Qué leéis en este retiro?

Sonrió tímidamente.

-La Vida de la Virgen María.

Tomé el libro de sus manos, y al cedérmelo, mientras una tenue llamarada encendía de nuevo sus mejillas, me advirtió:

-Tened cuidado que no caigan las flores disecadas que hay entre las páginas.

-No temáis...

Abrí el libro con religioso cuidado, aspirando la fragancia delicada y marchita que exhalaba como un aroma de santidad. En voz baja leí:

-La Ciudad Mística de Sor María de Jesús, llamada de Ágreda.

Volví a entregárselo, y ella, al recibirlo, interrogó sin osar mirarme:

-¿Acaso conocéis ese libro?

-Lo conozco porque mi padre espiritual lo leía cuando estuvo prisionero en los Plomos de Venecia.

María Rosario, un poco confusa, murmuró:

-¡Vuestro padre espiritual! ¿Quién es vuestro padre espiritual?

-El Caballero de Casanova.

-¿Un noble español?

-No, un aventurero veneciano.

-¿Y un aventurero...?

Yo la interrumpí.

-Se arrepintió al final de su vida.

-¿Se hizo fraile?

-No tuvo tiempo, aun cuando dejó escritas sus confesiones.

-¿Como San Agustín?

-¡Lo mismo! Pero humilde y cristiano, no quiso igualarse con aquel Doctor de la Iglesia, y las llamó Memorias.

-¿Vos las habéis leído?

-Es mi lectura favorita.

-¿Serán muy edificantes?

-¡Oh...! ¡Cuánto aprenderíais en ellas...! Jacobo de Casanova fue gran amigo de una monja de Venecia.

-¿Como San Francisco fue amigo de Santa Clara?

-Con una amistad todavía más íntima..."



Si un texto así lo leemos en una novela actual muchos dirían: ¡oh, qué modernidad, qué ingenio, qué erudición! El sarcasmo que se trae Valle-Inclán, no sólo en este texto, sino en toda su Sonata de Primavera, no tiene precio. Ay, de aquel Marqués de Bradomín, feo, católico y sentimental que protagoniza muchas de sus novelas. Publicada en 1904, su calidad hace trizas una fecha que es antigua. Intuyo que la técnica narrativa y la intención literaria y crítica en general en toda la obra de Don Ramón siguen en vigor. Bebamos en pleno estío de una de las fuentes de la vida.


8 comentarios:

  1. Ah Valle-Inclan. Me convendría leerlo, seguro, con lo sana y terapéutica que resulta la ironía. Mañana me paso por la biblioteca. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Hace muchos años que leí sonata de primavera ,pero al iniciar la lectura del dialogo ,fue el marques de Bradomin quien acudió raudo a mi memoria , me has dado una maravillosa idea para estos días de vacaciones , releer al genial Valle Inclan ,una dosis de ironía siempre viene bien.
    Gracias!
    Unbesazo

    ResponderEliminar
  3. Seguro que só, Emejota. Es saludable como pocos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Anusky, es que leer tras muchos años a un autor es encontrar nuevos disfrutes. Un buen libro es vida: nos incita a probarlo/la de modo recurrrente.

    Vaya, parece que hablar con cierto placer de un autor da frutos. Me alegro si lo gozáis tanto como lo estoy disfrutando yo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Las cuatro sonatas son excepcionales, en especial la de Otoño y la de Primavera. El personaje de Bradomín, marca el decadentismo de fin de siglo (algunas de sus influencias son D'Annunzio y Barbey D'Aurevilly).
    Valle era un auténtico genio, excéntrico, pero genio, tanto en la novela como en el teatro. ¿Y qué me dices de los esperpentos? ¿No eran acaso visionarios?
    Me encanta ese Valle corrosivo que se burla de todo (Dictadura de Primo de Rivera "Baza de espadas", reinado de Isabel II "La Corte de los milagros", etc, etc).
    Un personaje poco valorado en su época, pero de una modernidad insultante para los autores afines al régimen.

    ResponderEliminar
  6. CMG, agradezco tu valoración. Estoy a punto de terminar la de Estío, y también es atractiva.

    No se le conoce tanto a Valle porque en España no se conoce nada de nada. Ni de su historia. ¿Cuántos ciudadanos serían capaces de relatar el proceso político y administrativo de España desde 1808, por ejemplo? Y la literatura, el arte, la ciencia...todo eso es parte de la Historia, del desarrollo económico, social y político.

    No interesa a la mayoría de los españoles la reflexión sobre su pasado. El patriotismo nacionalista español que resurge en formas últimamente es claro reflejo de la ignorancia y sobre todo de la intención de no querer saber, con sus pros y sus contras.

    ResponderEliminar
  7. Pues la mayoría de estudiantes que acaban el bachillerato, e incluso si me apuras, la ESO, deben conocer a Valle y la historia de España desde el s. XIX hasta la transición. Lo tienen en sus temarios. El problema no es que no lo conozcan, el problema radica en que hay una apatía total y absoluta hacia lo que representa el pasado (bueno o malo) ya que la mayoría de la juventud, en general, se interesa por cosas más prosaicas o materiales como el último modelo de móvil, consola, coche, moto, etc. La cultura ni engancha ni ha vendido nunca. Por eso es tan fácil manejar a la masa en rebaño incauto e inculto.
    Las revoluciones siempre se han hecho por aquellos que no pertenecen al rebaño, es decir, que piensan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. CMG. Tomo nota. Me desmoralizo más. Pero también esa actitud cuestiona si se ha sabido leer, comprender e incorporar al acervo de pensamiento personal. Gracias.

    ResponderEliminar