.

.

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.







jueves, 9 de junio de 2011

Confidencias (y 2)



Se escribe sobre las piedras. Y entonces las piedras hablan dos veces. O más. Alguien se ha tomado tiempo, ha dispuesto del grafito más tradicional y ha hecho de un sillar una pizarra. ¿Alguna vez se gastaron las palabras como se desgasta la caliza? Probablemente; cuando no se usan con propiedad. Cuando se repiten y se aplican a conceptos diversos e incluso opuestos. Cuando caen en desuso. El problema del desgaste de las palabras es que luego no nos reconozcamos en ellas. ¿Qué queremos designar cuando sacamos del pasado o del vacío o del olvido una palabra desgastada? De nada sirve que uno o dos o cuarenta utilicen una palabra para entenderse si no lo hace la mayoría. Los medios de incomunicación actuales son negativos artífices del desgaste de las palabras. Y con ello contribuyen al deterioro cuando no a la destrucción y el acabamiento de los conceptos. Hasta ahora sucedía que los cambios en la producción, en los medios de trabajo y en las costumbres, por ejemplo, arrastraban al abandono a cantidad de palabras cuya utilización no cabía en las sociedades modernas. El tránsito de una cultura eminentemente rural a una urbana trajo consigo el entierro de un sector amplio del vocabulario. Pero luego está ese otro tipo de palabras que se resisten a escaparse para siempre. Las que definen modos, conductas y mentalidades. Tal vez la mano oculta, esa mano que se tomó su tiempo y su tarea ardua en escribir con mayúsculas sobre una piedra de iglesia pretenda que ciertas palabras no desaparezcan del imaginario colectivo, que se dice ahora. Acaso su intención sea un homenaje, haciendo una interpretación explícita de los agujeros de balas que hay por doquier. Pero tras ese giro es probable que haya más: un grito, una voz de alarma, una exigencia. Y un discurso obvio: no olvidéis a aquellos porque mañana podéis ser vosotros.

11 comentarios:

  1. El olvido colectivo nos condena a repetir el dolor y las guerras.
    El olvido colectivo, cuando es el resultado de la impunidad, nos obliga a repetir una lección de fascismo.

    ResponderEliminar
  2. Enlazo con Camino, no sólo como resultado de la impunidad (estatal y popular) sino también de la necedad...

    Algo muy destacable y admirable de argentinos y uruguayos es esa capacidad (casi intrínseca) de escribir sobre las piedras para que éstas griten cuando se pasa por delante.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo totalmente con Gaia. ¿Qué impulsará ese olvido colectivo? Beso.

    ResponderEliminar
  4. Camino. Y no solo es olvido. Me pregunto si las generaciones de atrás han sabido transmitir a las nuevas las experiencias. Primero, si las viejas generaciones han digerido lo acontecido. Segundo, si se ha metabolizado con ideas nuevas, generosas y de cultura política.

    Por ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien, Ata. Necedad. En grado sumo. Hay más necios ahora en España que hace treinta años. Entonces había expectación, decisión, prospección para experimentar. Hoy hay necedad. Empiezo a estar harto de que mucha gente culpe a políticos o sindicalistas (y no libro de sus responsabilidades a nadie) de manera gratuita. Mucha gente que jamás ha hecho el mínimo esfuerzo por interesarse ni por la política ni por la mejora de sus relaciones laborales ni de su barrio. Esa gente que quiere vivir bien sin arriesgar nada, que todo se lo hagan otros...esos son los peores necios.

    Veo que sigues en pie.

    ResponderEliminar
  6. Emejota, responde tú misma. Da alguna pista. Creo que todos estamos en la misma línea de preocupación. Cuenta, soy todo oídos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Ata, sobre la necedad, por si te sirve:

    http://machadoencollioure.blogspot.com/2011/05/la-nave-de-los-necios-esta-aqui.html

    Buena noche.

    ResponderEliminar
  8. Fackel ¿qué te parece la posición de tiqqun (el órgano consciente del partido imaginario) respecto a la movilización (esa terrible lógica de la urgencia que todo lo consume en su espectáculo)? Lo mismo hasta tienen su grado de razón... te dejo unos enlaces por si no conocieses el tema y casualmente te interesase.

    La insurrección que llega para descargar: http://www.4shared.com/file/FAO8uzup/438_La_insurreccin_que_llega_-.html

    Su web en francés: http://www.bloom0101.org/tiqqun.html

    Una canción sin relación alguna:
    http://www.youtube.com/watch?v=0h4ufGS6bE4

    :) ars longa vita brevis!

    ResponderEliminar
  9. No olvidamos,

    gracias por grabarnos estas palabras en la piedra que somos....

    ResponderEliminar
  10. Precesión, bien por verte por aquí. Pues no puedo responderte aún. Me coges por sorpresa. No conocía el tema. Me aproximaré con cautela. Una pregnta previa:_ ¿merece la pena?

    Ars longa, oui.

    ResponderEliminar
  11. Stalker, gracias. Aunque ya sabes que hay materias y materias (de piedra)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar