.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 16 de diciembre de 2010

Por qué un albañil



¿Por qué un albañil se convierte en asesino de la noche a la mañana?

(No consigo pasar de la pregunta. No sé. O no me atrevo)





(Representación de Bill Viola)

12 comentarios:

  1. Pues daré un paso,...estaba al límite de su límite, no el del orden social(aun nos pueden exprimir más, mucho más), el suyo.
    personalmente no puedo juzgarle, aunque es terrible quitar la vida.
    ...dice que se sintió satisfecho.(la deuda fue saldada, una gran deuda debía tener o creía tener, da igual).
    vamos de mal en peor....tendemos a culpar al que tira la piedra, no así al que arenga para que la tiren.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Igualmente y según muchos teóricos del crimen y aunque parezca un tópico "todos llevamos un asesino dentro".

    ResponderEliminar
  3. Porque se aterró. No podía con sus deudas y se imaginó en la calle, viviendo en un cajero automático como el vecino de Baracaldo con su hijo, al que pronto echarán las autoridades (si ya no lo hicieron). El albañil no pudo resistirlo. Fue débil ahí, pero tiene derecho. Cuántos crímenes se cometen a diario respaldados en las leyes, y nadie abre la boca, porque se lo montan muy bien y el crímen ha sido previamente planificado bajo el consentimiento de una sociedad idiotizada que, como en aquel poema famoso... no abría la boca hasta hace poco porque resulta que ellos no eran judíos. Normal en el humano. Mañana pasará a la historia y seguirán comiéndonos el coco con los controladores.
    Pues nada, a ponerse la estrella en el brazo. A yugarla. Se tenga curro o no se tenga, haya deudas o no, muy pronto la gente se nos empezará a caer redonda frente a nuestras propias narices. Yo, de momento, voy resisitiendo. Me pongo el casco de guerra y el chaleco antibalas.

    Om om

    ResponderEliminar
  4. Arduo tema, ¿verdad? O qué miedo nos da comentarlo.

    ResponderEliminar
  5. Cuando escuché la noticia pensé que los tiempos estaban trayendo ya la oleada de Némesis. Ahora no lo tengo tan claro. Pero este tipo de fenómenos no son sencillos de analizar. El primer día pensé como Tula, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  6. También pensé como Mariel, y no me lo pregunté, sino que afirmé: ese tío se hartó, eso me dije.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, lo que afirma J.G. y, según él, los teóricos del crimen (y de los criminales)es algo que le viene a uno con frecuencia cuando dedica un breve tiempo a alguna violencia, y mira que las hay a patadas, diariamente. Todos, potencialmente (no se libra humano alguno, por muy ungido por su dios que se considere) puede cometer un acto de sangre.

    Recordad al pacífico y particular matemático protagonista de la película "Perros de paja", de Sam Peckinpah. Verse en la tesitura de un acoso y tener que reaccionar para sobrevivir y pagar con la misma moneda.

    ResponderEliminar
  8. Tampoco va descaminada RAB en lo que sospecha. Sólo que hay un elemento añadido que luego hemos sabido: el presunto asesino tenía escopeta, era cazador y tenía otras extravagancias. Independientemente de las “razones” que le agobiaran hasta un límite que no pudo respetar, para mi un individuo que tiene un arma ya demuestra una inclinación peligrosa. Si es cazador, ídem. Hay mucha gente que cree que hay una frontera entre el animal y el humano. No estoy seguro de que exista; quien comete actos de cacería gratuita con animales tiene un temple para la violencia con el animal humano. Y además, ¿por qué esa perversión por cebarse en los animales? ¿Sólo porque la cultura humana lo establece? Sé que lo que asevero es discutible, pero temo al que posee un arma en casa.

    ResponderEliminar
  9. ¿Porque se desesperó? o ¿Porque se hartó?
    Si se desesperó, cagamos, porque todo se le quedó nublado y no podía atender a razones, se dejó llevar por la corriente.
    Si se hartó y lo hizo consciente y orgulloso, se hartó porque no quería ser más un esclavo.

    ResponderEliminar
  10. Es probable, Ata. Ahora bien, al margen de este caso concreto, tal como se están poniendo las cosas, tal como se manifiestan descaradamente las exigencias de los poderes económicos y políticos de Europa y del planeta, no sé si los casos de desesperación, de reacción contra la ignominia, de hartazgo con las circunstancias, no sé si no llevarán a un aumento de violencia de mano particular. Todavía no ha estallado.

    De lo que no me cabe duda es de que se va a sistemas de trabajo más esclavistas, y ya sé que esta palabra suena exagerada. Se trata del concepto. Se atará al individuo, se le comprará con los señuelos del consumo, se le sujetará con las leyes y el sistema penal y carcelario si es preciso, serán otras formas, pero se va a más trabajo por menos sueldo, y menos garantías sociales, y menos derechos, y menos...

    Lamento ser pesimista. Está llegando. En cuanto ganen las elecciones la salvaje derecha que hay en España, ya me contaréis. Pero ea, sursum corda, que aquí tenemos ya a las fiestas del despilfarro.

    ResponderEliminar
  11. Pues como bien dices, Fackel, no, todavía no ha estallado. Pero si tomamos en cuenta ejemplos recientes (ya sabes el famoso 2001 argentino), veremos que sí, que esa violencia individual, a veces colectiva, tenderá a aumentar. Y bastante. Con estas situaciones político-económicas se genera un pozo del que es difícil salir, así que...
    Y en lo que resta, no por pesimista dejas de tener razón. A no ser que se consiguiera enfrentar o resistir lo que sigue es imposible que el pronóstico no sea así. Y para ello no necesitamos ni al PP, fíjate que con este gobierno ya nos basta. O el pueblo, la masa o el colectivo en general toma conciencia o...Ya lo has dicho.

    ResponderEliminar