.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 3 de octubre de 2010

Magma


En el sueño depositaba su mano
sobre el abdomen de fuego de la mujer.

Al despertar
la mano le ardía.

La deseó desde su vacío.




(Imagen fotográfica de Emil Schildt)

12 comentarios:

  1. Caray!! que bueno.....

    Magma: suena desde lo profundo....

    ResponderEliminar
  2. Intenso como un espresso muy caliente.

    ResponderEliminar
  3. Lluvia de Estrellas03 octubre, 2010 22:57

    De una pasión abrasadora.

    ResponderEliminar
  4. Nos queda el deseo y la vida.
    Bravo.

    ResponderEliminar
  5. Me impacta ese vacío ávido de llenarse de una esencia ardiente.
    Fenómeno

    ResponderEliminar
  6. Tula. Magma es la ebullición, ¿no? Lo que se forma, acontece y se transforma. Lo que genera el efecto que después se ve. Lo que alimenta. Y a la vez, la expresión de todo ello.

    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Ramón. Dicho así, hasta me recreo en el aroma...

    ResponderEliminar
  8. Lluvia. Pasión es una palabra, pero el concepto que hay detrás abrasa más que la palabra.

    ResponderEliminar
  9. Aragonía, ¿te parece poco eso que nos queda? Es el Todo. La vida sin el deseo, mala cosa debe ser, sí.

    ResponderEliminar
  10. Ataúlfa. Bien captado. La quintaesencia.

    ResponderEliminar
  11. Si le molesta. Perdón,prefiero tutearte.
    Si te molestase mi comentario, puedes borrarlo.

    Leyendo tu poema, ser mujer, es bellissimo.

    Sin poema también.

    Me parece que me he liado. Así y todo no voy a cambiar el comentario.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Aquí. No veo por qué debería borrar un comentario amable. Está bien expresar lo que a cada uno le significan unas letras.

    Nota. A estas alturas el tuteo me parece lo común entre los que nos movemos por estos pagos.

    ResponderEliminar