.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 14 de enero de 2010

Haití: que se jodan los pobres


se admiten comentarios, discrepancias, turbaciones, quejas, recomendaciones, indignaciones, cuestionamientos, propuestas revolucionarias, alternativas o simplemente molestias de estómago

absténganse hipocresías, golpes de pecho, colectas de lo sobrante, bienaventuranzas, oraciones y declaraciones vanas de sospechosa e inútil buena voluntad

el bloguero es muy sensible al tema

(Grabado de Käthe Kollwitz, de principios del siglo veinte en Alemania)

29 comentarios:

  1. Cuenta la agencia Efe, que un médico de República Dominicana ha asegurado, en los medios locales de su país, que el presidente de Haití y su esposa, consideran viajar mañana a la República Dominicana, por razones de seguridad.
    ¿Será cierto?
    Hay veces que una se avergüenza de ser de la misma especie que ciertos congéneres.

    Bienaventurados los pobres de la tierra, por que de ellos será...
    ¿Qué será de ellos?

    Impotencia, a veces se siente impotencia. Esta es una de ellas.

    Buenas noches, Fackel.

    ResponderEliminar
  2. Salvador Allende murió con la metralleta en la mano para no ceder su territorio legítimo a los usurpadores. Otros tratan de escapar para salvar tal vez su cuenta bancaria. Pero Haití no es sólo un problema interno. Es el olvido. Y al pensamiento cínico de Occidente y del capitalismo en general le viene muy bien que mueran miles de personas. Alivio de los problemas.

    ¿Bienaventuranzas, Sagardiana? Déjaselas para templar sus corazones a los bienpensantes cristianos.

    Buenas y cabreadas noches.

    ResponderEliminar
  3. Leo la historia (resumida) de Haití. Siendo un país olvidado, ha sido muy codiciado, tanto por Francia como por EEUU. También leo con estupefacción que en 1803 consigue la independencia y en
    1822 se lanzan a invadir Santo Domingo(!).Mi no entender.
    Mucha inestabilidad política, mucha codicia por parte de los gobernantes, explotación forestal sin control,ubicación geográfica en el ojo del huracán y multitud de factores que seguro me dejo...y los pobres muy jodidos...

    No se me ocurriría poner una oración en tu blog, Fackel, puedes morderme, aunque en mi intimidad tal vez la suelte.

    Bona nit

    ResponderEliminar
  4. Rat. La cuestión es que un país como Haití -y hay muchoooooos Haitís en el planeta- en estos tiempos no sólo ha sido en función de su tremenda trayectoria histórica. Sino en funcion de los intereses de otros países, potencias o como quieras llamarlas.

    ¿Qué hace la ONU al respecto? A los Estados ricos y/o fuertes lo que les interesa es el negocio de las armas, las inversiones en esos países, las materias primas...Hablo en general. Haití
    es un caso más lamentable y francamente depauperado.La solución no reside en la beneficencia precisamente.

    Por otra parte, si quieres orar por los sufirdores en tu intimidad puedes hacerlo. Yo lo hago con mi rabia, pero no sirve para mucho. Sólo para quedarnos a gusto nosotros.

    Bonanit.

    ResponderEliminar
  5. Solo eso. Que se jodan los pobres, pobres por voluntad de sus semejantes con nombre y apellido.

    ResponderEliminar
  6. Así es, Pájarochinoise. No lo podías haber diho tan bien en tan escueto.

    Una catástrofe no repercute de la misma manera en un país rico que en uno pobre. Ni por el forro. Ésa es la cuestión a todos los efectos. Por ahí es por donde hay que ir.

    Hay que empezar a ir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El caso es que si Occidente no hubiera mantenido en la pobreza, por sus intereses, a Haití, si sus construcciones y edificios no fueran tan toscos ni de tan mala calidad (consecuencia directa de esa pobreza), la catástrofe no habría sido tan mayúscula. Un terremoto similar, en Japón, habría tenido unos efectos diez veces menores. Esos muertos deberían pesar sobre nuestras ¿conciencias?

    Que no me jodan: el responsable directo no es ni siquiera el terremoto. Es el Occidente desarrollado y nuestro querido capitalismo.

    Rabia e impotencia. Y luego, lo más jodido, es que el capitalismo, encima, se lucrará con la reconstrucción.

    ResponderEliminar
  8. Así es, querido Stalker. Las reconstrucciones son para lucrarse, para cotizar a la alza en bolsa, para blindar a los ejecutivos de las empresas y para aprovecharse de la bancarrota de los pobres.¿No lo has visto con Irak?

    Ratifico todo lo que dices, cargado de cólera.El planeta arde por sus cuatro costados. O se rectifica o esto se va al garete. Bueno, qué bobada, algunos están en el garete hace mucho. Por ejemplo, los haitianos.

    Y mientras, al chulito obispo Munilla le parece que hay males mayores...joder, ¿más que la miseria, la muerte, las plagas y el sometimiento? Si es lo típicamente bíblico. Ese personajillo clerical no tiene el más mínimo pudor.

    Gracias, compa, por seguir mis iras, gracias por compartirlas.

    Salud y recomposición.

    ResponderEliminar
  9. Fackel:
    Acabo de leer las declaraciones de nuevo obispo de San Sebastián “La crisis espiritual en España es peor que el terremoto de Haití” Yo que iba a abroncarle por el titulo de su entrada.
    A mi me parece necesaria la solidaridad en este momento pero allá cada cual.

    ResponderEliminar
  10. ....después de ponderar el horror de Haití, se queda
    colapsada mi conciencia, diciéndome.... "el horror,.. el horror ..." el del coronel Kurz en "Apocalipsis Now"..basado en la novela de Joseph Conrad "el corazón de las tinieblas".
    ...siempre he pensado que lo mejor que puede hacer uno ante una situación así, es que ya que tenemos la oportunidad de vivir en el primer mundo busquemos la masa critica de la libertad.... es nuestra obligación.

    un beso para esos seres en la parte de Gea llamada Tahití.

    ResponderEliminar
  11. Este tipo de cosas hace vomitar de asco. Esta es la verdad del sistema económico mundial: la riqueza de las naciones se construye sobre los cadáveres, sobre el hambre y la miseria de los que no tienen nada. Si la mierda tuviera un precio los pobres nacerían sin culo (Garcia Márquez). Sarkozy ha dicho lo único positivo, lo único con un poco de sentido de la vergüenza: CONDONACION DE LA DEUDA DE HAITÍ YA.

    ResponderEliminar
  12. ¿ Van a reconstruir?
    Era miseria antes y lo será después.
    Han caido los mejores edificios, donde estaban la gente importante, los demás no se han caido, no había.

    ¿ Se ha ido el presidente?
    Estará en Puerto Banús en algun yatecito lamentádose.

    Me siento impotente ante tanto dolor.

    ResponderEliminar
  13. Aragonía. Nada que objetar a la solidaridad. Imprescindible. Pero más allá de la solidaridad y de ese salir del paso con miles muertos...¿qué futuro inmediato tienen?

    Y el titular espero que lo hayas comprendido. A no ser que te haya catequizado Monseñor Munilla con su inmensa capacidad de persuasión off the line...

    Sinceramente...hay que superar aquello de que lo que tu mano izquierda haga que no se entere tu derecha.

    ResponderEliminar
  14. Este anónimo es el menguis. Disculpas.

    ResponderEliminar
  15. Tula, qué reazón tienes. El horror...aún existe sin límites.

    Y sí, hay que utilizar el poder de los medios de la Red, de la Masa Crítica o de lo que sea para crear un estado de opinión que fuerce un vuelco. Pero eso, acaso exija sacrificios, por ejemplo en nuestro nivel de vida.

    Un abrazo Pangea.

    ResponderEliminar
  16. Francisco, siempre con tu dardo oportuno. Me gustas así. Pero ojo...no te fíes de Sarkozy. Detrás de su frasecita intuyo política-gancho. Haití fue parte del área de influencia gala, no sé si sigue. Pueden ocultarse los negocios futuros detrás de su decidida intervención avantgarde. Y ganar prestigio en el Caribe.

    La deudas de los países pobres deberían ser condonadas, probablemente, pero la fiscalización de sus mandatarios y sus cuentas deberían ser una exigencia.

    Pienso que hay que ir más allá. No sé cómo.

    De momento te diré que esta exhibición de personajes célebres, artistas, mandatarios, Obamas y esposas de Obamas "solidarizándose" sin renunciar ni un ápice a su status además de hacerme desconfiar por sistema me repugnan. Seguro que sus donaciones encima les desgravan fiscalmente.

    Un abrazo resistente.

    ResponderEliminar
  17. Aquí. Imagínate si ha caído el palacio presidencial cómo estarán el resto de las viviendas o de lo que no había.

    ¿Te sientes impotente? Sí, yo también pensé así. Pero miremos los telediarios-convocantes-de-audiencias o las fotos en los periódicos en internet, y fíjémonos en la mirada, el ceño contenido, la actitud pasiva y la postura ida de IMPOTENCIA que tienen las gentes de aquella ciudad que NO TIENEN NADA, sentadas en las calles. ¡Eso es impotencia! Y entiéndeme, por favor.

    ResponderEliminar
  18. Precisamente por eso me siento impotente.
    Debería estar allí.

    ResponderEliminar
  19. Aquí. ¿Puedo matizarte? Si estamos aquí, debemos actuar desde aquí. Para ello hay que ver el meollo del asunto. Occidente, con tantos privilegios, debe utilizar los medios y el pensamiento para desencadenar la acción. Hay que actuar AQUÍ. Hay que cuestionar el stblishment aquí. Es en el Occidente rico donde se fragua o se permite la pauperización de otros.

    La conciencia crítica debe estar en continentes de larga tradición de sufrimiento y miserias, ¿o nos hemos olvidado?, como es Europa. Si no, ¿de qué habrá servido nuestro propio deambular de siglos?

    Reflexionemos todos.

    ResponderEliminar
  20. Hay muchos lugares olvidados, demasiados.

    Desgraciadamente conozco esas caras de impotencia y desolación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Para equilibrar la situación, hay dos posibilidades. Una, traer a esos paises al nivel del mundo desarrollado. Otra, descender nosotros, los del mundo desarrollado a su nivel. La primera, como individuos, se nos escapa, tal y como está todo establecido. Nuestras voluntades individuales tienen poca trascendencia frente a la dispersión y al sistema. La segunda nos permite acercarnos a ese mundo como seres individuales y dar todo lo que tenemos. Si no estamos dispuestos a ello, todo lo demás son palabras vacías y quejas de sillón. Soy consciente del problema y de mi inoperancia ante él. No soy capaz de hacer nada, no protesto, soy fatalista. Te toca lo que te toca, no eliges estar donde estás. Somos muy pero que muy insignificantes. En mi círculo próximo intento mejorar la vida de los demás y la mía propia. Al resto, lamento no llegar. Hubiera querido ser Vicente Ferrer, estar al pie del cañon, dejarme la piel.Pero no llego a esa altura. y para que todo cambiase, creo que esa sería la única actitud válida. Dejar todo y marchar a apagar fuegos con cubos de agua. No tengo mucha fe en otras posibilidades, incluida la reivindicación. La velocidad se demuestra andando.Y si no nos ponemos en marcha de un en uno, apañados vamos si esperamos algo más de las colectividades al uso.

    ResponderEliminar
  22. Así es, Aquí. Demasiados.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  23. Lagave. Yo tampoco soy precisamente una feria de confianza en el voluntarismo humano. Demasiados intereses y el miedo a perder nuestro status en el Occidente rico. Nadie quiere descender al nivel de los países subdesarrollados, que, de alguna manera los nuestros también lo fueron.

    Comprendo tu argumentación sesuda. De todos modos, el uno a uno tampoco nos llevará muy lejos. Bueno, si acaso, a sentirnos que hacemos algo por los próximos. Pero haces un razonamiento muy coherente. Yo también tenía espíritu misionero o misionaico hace tiempo. Y estuve de vuelto hace tiempo.

    Buena y agradecida noche.

    ResponderEliminar
  24. Sí, Fackel. Somos parte de la fiera.
    Buenas noches, hermano.

    ResponderEliminar
  25. Una fiera que se devora a sí misma en un continuum histórico, temporal o simplemente de necesidad biológica.

    Sagardiana, no obstante, qué estimulante ha sido este post. Gracias.

    Yo estoy ya tirado.

    ResponderEliminar
  26. ¿Dónde estaba Haití antes del fatídico 12 de Enero?

    ResponderEliminar
  27. Buena pregunta. Yo, ni idea. Díganoslo usted, Anónimo, si lo sabe, o si tiene alguna información al respecto.

    Gracias por su intervención.

    ResponderEliminar
  28. es como si te arrancaran un pedazo del corazon, es como si se comieran el unico pan que te queda de sustento de vida, es como si se arrancaras de las entrañas la poca libertad que tienes, es como si aquellos, los indiferetes, hagan lo mismo de siempre...
    se jodieron, se jodieron aquellos q siempre lo estuvieron...
    q debemos hacer?

    ResponderEliminar
  29. Perfectamente descrito, BAM. LO terrible es que este tipo de sucesos no es algo que se produzca de la noche a la mañana. La miseria latente de los pueblos no puede continuar por más tiempo ni en Haití ni en Mali, por poner dos ejemplos muy actuales. Pero la Historia y sus cambios, esa vieja partera que decía no sé quién, no se hace con un mero acto de voluntarismo ni de declaraciones para salvar la mala conciencia, como las que hemos visto recientemente.

    A esa pregunta que haces, ¿qué responerías tú? Gracias, BAM, por aquí ando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar