.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 23 de enero de 2010

Arrojo


6 comentarios:

  1. Hay una hiedras en el Valle de Tena, que cubren las rocas del Pirineo.Tendrán decenas de metros de longitud.
    Paredes verticales, y ellas allí...sólo ellas, tan verdes y señoras.
    La de tu fotografía se adentra en terreno ajeno, con decisión de supervivencia ¿o es terreno propio?
    Nunca he tenido claro cual es el terreno de la hiedra.
    Por otra parte, Fackel, he de decirte que este post múltiple, es todo un regalo para los amantes de las "malas hierbas", como yo.
    Buena noche tengas, amigo Fackel.

    ResponderEliminar
  2. ....tenaz, incansable y fuerte...acaba venciendo árboles y muros poderosos.

    ResponderEliminar
  3. Sagar. Aunque te parezca mentira, estaba en horizontal, reptaba más que trepaba, me resultó curiosa la pose a contrapelo.

    Ignoro a qué terreno te refieres. Yo pasaba por una zona de arrabal, próxima al río, por donde sólo pasarán los yonquis y los solitarios, y ella, la Hiedra, estaba allí luciendo el palmito.

    Me alegro que te hayan gustado. Pues disfruta las plantas fototónicas, jaj.

    ResponderEliminar
  4. ...no tengo claro, Tula, si los vence o sólo los oculta; si los esconde y pierden su efecto (los muros) ya será un triunfo, sí

    ResponderEliminar
  5. ..bueno, he visto morir más de un gran árbol con su abrazo, es lenta pero no tiene prisa y los muros los hace polvo.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante lo que dices, hermano Tula. Tomo tu información y me nutro de ella.

    ResponderEliminar