.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








jueves, 17 de diciembre de 2009

Piedra Luna

5 comentarios:

  1. Me gusta.
    Llena de pequeñas oquedades...
    Sí, me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  2. ¿Te imaginas volvernos diminutos, algo así como un proceso de nanotecnología, y desembarcar sobre la superficie de la piedra? Tal vez penetrar sus pequeñas simas. Tal vez tocar una materia antigua, lejana, vaya usted a saber de qué explosión volcánica...Verla es grato. Palparla es una gratitud superior.

    Gracias por pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Puedo imaginar todo.
    No sé si conoces las Médulas.
    La primera vez que estuve pasando por dentro de esas montañas, me quedé bastante impresionada.
    Podría tener la misma impresión al introducirme en la piedra luna.

    Me gusta leer tu blog desde que lo descubrí.
    Me gusta leer los blog sin contrapartida.

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Las médulas...un producto romántico y hoy espectacular resultado de una barbarie humana...porque sabes lo que fueron, realmente, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. Sí. Escribí sobre ello hace poco tiempo.
    La primera vez que estuve allí tendría 13 años y mi padre me explicó el motivo de aquella "montaña rota"

    Buen fin de semana

    ResponderEliminar