.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 12 de diciembre de 2009

Cuenta atrás, cuenta adelante

Es la tierra
porta la tierra
arraiga la tierra.

Es todo impulso.
Ahora o nunca
Tierra.



(Fotografía de Joel Peter Witkin)


8 comentarios:

  1. .....tan potente es lo dicho como la imagen....
    me ha alegrado....

    ResponderEliminar
  2. Madre Tierra.
    Tierra firme que afronta su futuro. Y futuro al costado de la madre.

    ResponderEliminar
  3. La encarnación de la Pachamama.
    Qué belleza!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Tula. Es que la imagen transmite más que la cumbre de Copenhague...Es un reclamo, una exigencia y una esperanza.

    La cuenta atrás comenzó hace tiempo. ¿Veremos o no veremos futuro?

    ResponderEliminar
  5. Francisco. ¿Habrá futuro? Demasiado abismo entre unas zonas y otras de la parte humana del planeta. Yo no sé...

    ResponderEliminar
  6. Rat, conocí una vez a un antropólogo que me habló de la Pachamama, de la Madre Tierra...y que en lugar de las patrias, reivindicaba las matrias. Es verdad lo que te digo. Pero yo tampoco sé...

    Desde luego, la imagen es muy potente, como dice Tula. Una divinidad, dirían los griegos. Una diosa, dirían los indios. Una virgen, dirían los sincretistas cristianos.

    Pero es ¡tierra, Tierra! ¡Y aemás, África! ¿Y quién puede pararla?

    ResponderEliminar
  7. NADIE..es una hiper conciencia...deberíamos enlazar nuestras conciencias con la de la tierra, pues ella está por encima de nuestro orden social y siempre, siempre, nos ha estado diciendo que somos parte, todos los seres vivos somos lo mismo, no somos la especie elegida, ....eso es importancia personal ...una hidra de mil cabezas.
    bs

    ResponderEliminar
  8. La Tierra está ahí, con sucesivos órdenes o formaciones sociales, y estaba antes sin ellos. Probablemente seguirá sin nosotros. Hasta ayer, como quien dice, el hombre intervenía parcialmente sobre la Tierra. Lo de la sostenibilidad ya se ha practicado en los no demasiados siglos de historia de las sociedades humanas. Pero el último día, eso que empezó con la revolución industrial y fue alcanzando un vertiginoso ascenso, lo está alterando como jamás antes había ocurrido. Los humanos estamos en una peligrosa trampa entre nuestos sistemas de producción y consumo y la incidencia de las prácticas que para conseguir aquellos estamos desarrollando incisiva y agresivamente. Llegados a este punto, que cada cual elija. Ya vemos la poca intención que tienen los países productivistas por limitar los efectos negativos sobre la atmósfera.

    Yo no soy nada propenso a invocar divinidad alguna, puesto que, además de ser un cuento no pararía el desastre. La cuenta atrás ha comenzado hace tiempo y no sé si se podrá parar.

    Por lo demás, aprecio de tu idea de que no somos la especie elegida. Elegida ¿por quién? Pero sí una especie autoelegida o, mejor dicho, autoerigida soberbiamente, tal vez porque la relación que estableció con la naturaleza ha ido alterando la misma condición genética de la especie. Probablemente, esta especie humana actual sea la misma que en la Prehistoria; pero este estado presente de la especie humana es otra cosa. Y estamos programados de manera diferente, porque todo cambia, se adapta a los fines y se corrige en función de los objetivos y de las çepocas.

    Dicho de otra forma: aquí sólo hay Evolución.

    Disculpa el discurso, Tula. Salud y abrazos.

    ResponderEliminar