.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 27 de mayo de 2009

Prevención



Que las palabras malditas
no te hieran
y si hacen sangre

cubre la herida con silencio

que nada la salpique
ni la roce
ni la ahonde


(Fotografía de Imogen Cunningham)

2 comentarios:

  1. La asepsia del silencio, tan necesaria como purificadora después de tantas voces sin sentido. Alivio oportuno.

    Buenas y sigilosas noches

    ResponderEliminar
  2. Sabias tus palabras, Kalíkrates.

    Aprender el silencio y aprender las palabras justas y oportunas...dos caras de la misma moneda interior que nos lleva toda la vida, Aragonía.

    Salud y humanidad.

    ResponderEliminar