.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 1 de marzo de 2009

Temblor



Y si ese temblor que te conmueve
Si esa lanza de fuego que atraviesa tu nuca
Y te rompe y te rehace a cada instante
Si esa certera convulsión
Que no te deja saber dónde estás
Si ese movimiento inestable
Es tu suelo y son tus pasos y abre tu destino
Y si esa agitación te faltara
Sin estar muerto todavía
Y si no hubiera habido nunca nada más
Que aquella higuera
Bajo la cual eras la fuga
La impureza de un alma
Una presencia oculta


(Martín Stranka, foto)

5 comentarios:

  1. Aquella higuera, o el árbol interior, calcinado y roto, cuyas raíces abrazamos...

    Ando conmocionado y dándole vueltas a ciertas cuestiones, al "estado del mundo", venerable Fackel.

    Te invito a un debate en la última entrada de mi blog. Es un debate que hay que encarar y en el que sé que tienes muchas cosas que decir.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Captas el mensaje de la higuera, Stalker, es reconfortante para mi tu comprensión.

    Sí, el "estado del mundo" es para estar conmocionado. Yo no he dejado de estarlo jamás, pero la impotencia me ha podido tantas veces...Y todo va demasiado deprisa. La fase de supuesta paz occidental, heredera de la conclusión de la Segunda Guerra Mundial, ha llegado a su fin. En parte porque la evolución de las naciones del Segundo y Tercer Mundo está llevando a replanteamientos y situaciones nuevas. En parte porque la jodida economía de Mercado está descolocada incluso en nuestras fronteras interiores. Mi temor es que se coloque en nuevas coordenadas -que lo hará- a un nuevo precio de sangre y fuego generalizado. Hay ya grandes potencias poniendo sobre el tablero el pulso de las hegemonías. El asalto es cuestión de tiempo.

    He entrado en esa base de debate que pones en tu último y magnífico post. No tiene pérdida, ya lo he repasado cinco veces. Habria que ponerlo en las clases de los colegios y universidades, a ver si la gente espabila.

    Chócala.

    ResponderEliminar
  3. Sensacional, Fackel, sabía que te entusiasmaría ese fragmento delicioso. El resto de la película también merece mucho la pena.

    Luego entro con más calma a ver si te respondo como te mereces.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Oye, Fackel. me pillas en blanco. ¿Qué significado tiene para ti la higuera? Sin compromiso, vaya, es curiosidad.

    ResponderEliminar
  5. Ay, Juanjo, la higuera...me trae lejanos recuerdos de infancia, como los expresados en el post Aparición. Probablemente, sin quererlo, beba en conceptos rituales antiguos. Para mi la higuera (bajo la higuera) es el útero perdido, el remanso de alejamiento y de paz. Simplemente, ¿o te parece poco?

    PD. Habrá oportunidad de volver al tema. Un abrazo de ficus.

    ResponderEliminar