.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 1 de febrero de 2009

Lectura de domingo



Leyendo a Fleur Jaeggy y su libro Los hermosos años del castigo...


“...Los copos de nieve flotaban inmóviles. Me atravesó la mente el pensamiento de que Frédérique se estaba inventando otra vida. De paso, mientras hablaba, me pareció captar en su mirada una extraña luz, como los copos de nieve, ligeros y efímeros, que parecen detenidos en el aire. Sentí miedo, quería decirle que se anduviera con cuidado, pero no sabía de qué. Mis pensamientos estaban suspendidos en el aire, tenía la impresión de que acechaba un peligro, el peligro de vivir lo que no existe. Luego todo volvió a estar tranquilo, ese resplandor de desorden se apagó”



(Fotografía de Gertrude Kasebier)

3 comentarios:

  1. Hola, F. Es curioso este párrafo de la gran escritora y poco conocida en España Fleur Jaeggy. Había oído de que este libro se ha editado en Tusquets recientemente, pero no lo he tocado aún, ni me l0o había planteado. Un párrafo donde parece que todo fluye níveo e intranscendentemente, pero hay una frase, la del peligro acechante, eso de vivir lo que no existe, que me impresiona mucho.

    Ya que me has citado el libro creo que voy a probar dar con él en breve. ¿A ti te parece que merece la pena?

    Sigo perdido entre nieves.

    ResponderEliminar
  2. Juanjo, aunque escaseas tu paso por aquí, pero me alegra saber de ti. Te supongo por las montañas del maquis leonés, ¿no? (por lo que dices)

    Pues es bárbara la obra de Jaeggy, ya estaban publicados "El temor del cielo", "El ángel de la guarda", "Proleterka", por ejemplo. Pero este cuya cita extraigo resulta especial. Es muy propio de la infancia y de los sueños de juventud vivir lo inexistente (¿hasta qué punto es o no inexistente?), demasiados castillos en el aire, ensoñaciones, deslumbramientos...Pero lo curioso resulta que según se avanza en la madurez, en que todo lo creemos controlado y aceptado de manera supuesamente muy realista, también acechan con frecuencia ese tipo de peligros. Algunos los evaden de manera grotesca, conjurando en falso sus crisis y van y se compran un cochazo, por ejemplo. Jaj.

    De todos modos, sí, si puedes y el invierno te permite bajar del Olimpo de las nieves, hazte con "Los hermosos años..." Fascinante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Juanjo. Se me fue el dedo, el anónimo soy yo

    ResponderEliminar