.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








martes, 14 de octubre de 2008

(Paréntesis: un poema de Holan)


Cae en tus manos el dolor de Vladimir Holan, porque sabes que entrar en el dolor del poeta checo es entrar de alguna manera en el dolor de ti mismo, y lees y relees a saltos, a vacíos, a golpes y a sorpresas, y entonces la voz de un poeta, tan lejos de la metódica descripción de que tanto gustan los que desean que todo se lo den masticado, te parece la porción de una voz, acaso de tu propia voz que habías delegado en tu pasado desaprovechado, y desearías copiarle, y tal vez le copias, le has venido copiando desde siempre, sin haber sabido antes de él, pero es que la vida de los que prospectan las palabras más allá de los cánones y de las certezas, confluye en los océanos, converge en las tabernas del silencio, y las páginas de los libros son hojas del arbolario de la vida que se van postrando a tus pies, que unas veces recoges, otras pisoteas, otras las colocas junto a tu corazón y aprendes a escuchar sus latidos, los sonidos ocultos de los poetas...
Hay
Hay destinos
donde lo que carece de temblor no es sólido.
Hay amores
en los que el mundo no te basta, falta un pasito.
Hay placeres
en los que te castigas por el arte, pues el arte es pecado.
Hay momentos de mutismo
en que la boca de la mujer hace pensar que el pudor es sólo cuestión de sexo.
Hay cabellos teñidos por un meteoro
donde es el diablo quien hace la raya.
Hay soledades
en las que miras sólo con un ojo y miras sólo sal.
Hay momentos de frío
en los que estrangulas palomas y te calientas con sus alas.
Hay momentos de gravedad
en los que sientes que has caído ya entre los que caen.
Hay silencios
que debes expresarlos tú, ¡precisamente tú!

Versión de Clara Janés. Del libro Dolor, de Vladimir Holan, publicado por Poesía Hiperión.


4 comentarios:

  1. Uno de mis poetas favoritos.

    Versión de Clara Janés me parece excesivo. Traducción a secas, y me temo que indirecta...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Lo puse por respeto al editor, ¿o no es todo el mundo inocente mientras no se demuestre lo contario?

    ResponderEliminar
  3. Habría mucho que hablar de Hyperión, Fackel, y de las versiones indirectas que cuela como directas. Soy traductor y de estas cosas algo sé.

    Descansa

    ResponderEliminar
  4. Uf...¿qué me dices? Pues soy todo oídos (ya sé, éste no es el marco adecuado) Pero a partir de ahora, te pediré conseja, que decían los antiguos.

    Descanso feliz.

    ResponderEliminar