.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 20 de septiembre de 2008

Además



Al abrirla, ¿qué esperas encontrar? De momento, la tienes a mano. No es poco; jamás habías dispuesto de ella antes. Además, te acucia la curiosidad. Un diluvio de preguntas se precipita sobre tu capacidad de sorpresa y te hace vacilar momentáneamente. Además vibras de emoción por el rescate de un objeto perdido en tu evocación silenciosa. Además te paras ante el tejido concéntrico de los círculos que la forman. Los observas, los acaricias lentamente, buscas la diferencia entre roce suave y fricción. Además te recuerda algo, tal vez el río. La mansedumbre que alterabas al arrojar la piedra. El movimiento violento y rompiente del que te creía factor. Además aparecen rostros dispuestos a desviarte de tu intención; rostros muertos sobre memorias vivas. Además surge, como un fantasma arcano, la prohibición: nunca deberás tocarla; eso te dijeron. Además, desprende un olor de paisajes que no has vuelto a ver: el manantial que calmaba provisionalmente tu sed, los juncos que te escondían, las zarzamoras que saboreabas, el sorgo que veías aventar. Además, su forma, ante la cual capitulas, cuya convexidad te enajena, cuya concavidad temes. Además, el silencio que preserva. ¿O acaso son voces acalladas largo tiempo que en cuanto abras el cesto van a invadir la atmósfera? Además, tu decisión.

7 comentarios:

  1. La oscuridad que se abre nos turba. ¿O es la capacidad de recrear un sueño; otro sueño?

    ResponderEliminar
  2. Además de lo impalpable, ¿Bailará la serpiente al son de nuestro canto?

    ResponderEliminar
  3. ¿Es esa la mano que escribe?
    Es bonita como las palabras que acuna.

    ResponderEliminar
  4. ...y también la mano que acaricia al viento que llega de la lejanía y a la lluvia que lo cala todo...

    ResponderEliminar
  5. Par49. No crea vd., no es oscuridad, sino espacio. Cuando un territorio -ese espacio a determinar- aún no se ha descubierto nos parece recóndito, brumoso. La turbación es nuestro desconocimiento. Sospecho que el cesto está lleno de vida y de aprendizajes, acaso conocimientos, insospechados...

    ResponderEliminar
  6. El parquet de tu casa es idéntico al mío. Perdona que me salga hoy con esta trivialidad.

    El texto, excelente, en tu onda, compañero.

    Eres más escurridizo que una anguila ;)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Stalker...

    Suelo cálido:
    los pies agradecidos:
    palpan la tierra.

    ResponderEliminar