.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








domingo, 17 de agosto de 2008

Haiku recóndito


Al escondite:
mil árboles aguardan
palpar tu cara

3 comentarios:

  1. Sigues corriendo tus particulares cien metros lisos, a zancada de haiku... excepcional serie, muy refrescante... ¿todos los haikus son tuyos? ¡Son muy buenos!

    Y a riesgo de hacerte la puñeta, una vez más insisto, mira esta conferencia de Chantal Maillard sobre la creación poética, hazme caso, te hará feliz:

    http://www.cccb.org/ca/arxiu_multimedia?idg=24196

    ¡Y gracias por lo de hermano! ¡Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Estimado Hacker. Como ves, finalicé la serie (lo poco puede gustar, pero lo mucho agota seguro)
    Al principio -como casi todo lo que me da en escribir- empecé por inercia, pero luego me apeteció aplicar el estilo haiku a varias fotos que hice en Oporto hace dos semanas. Digamos que en lugar de hablar convencionalmente de Oporto, me parecía oportuno homenajear la ciudad que me sorprendió gratamente con haikus. Entiendo que esos haikus, independientemente de que merezcan la pena o no, eso es de libre decisión de cada cual, son herméticos en algunos mcasos más que en otros. Lo importante de cuando se visita una ciudad no es tanto hablar de ella -para eso ya están las guías ad hoc- como hablar de la relación de ti mismo con ella. Aunque se trate de un recorrido efímero e insuficiente. En los haikus encierro significantes y significados personales, y como éste es mi blog ésa es mi expresión. El que quiera saber optra cosa que siga buscando en internet. Supongo, por lo tanto, que si hubiera seguido exponiendo fotografías de la ciudad portuguesa -aún tengo algunas que deseo colgar por la belleza de lo que allí existe- hubiera seguido manteniendo el tono y el método del haiku. Después de todo, un viaje es sobre todo algo subjetivo, personal, un rayo que entra en ti y te subvierte. Otra cosa no merecía la pena.

    Gracias por soportarme, ente paciente.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, Fackel; me han gustado mucho y no me parecen nada herméticos...

    Como siempre, una vez más te escaqueas de la sugerencia que te hago con la confe, pero ya me tienes acostumbrado, así que te lo paso por alto.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar