.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








lunes, 16 de abril de 2007

La boca (según Pio Rossi)




A propósito de la mentira, el italiano Pio Rossi (1581-1667) escribió una deliciosa obra titulada Léxico de la mentira, que forma parte de su obra grande Banquete moral. Aunque define a su modo y manera conceptos como Adulación, Amistad fingida, Calumnia, Engaño, Traición, Máscaras, Secreto, Hipocresía, Maledicencia, Corazón, Dolor oculto, y unos cuantos más, y lo hace con una enjundia y una capacidad observadora transversal, no he podido resistirme a reproducir aquí lo que dice referente a la

BOCA.

Todo hombre debería conocer la medida de su propia boca.

¿Qué es sino un mar de perlas entre dos riberas de rosas? Puerta engastada del palacio de la risa. Seto de rosas que difunde los perfumes de Arabia, arco de perlas de donde fluye toda alegría; antro oloroso; camarilla purpúrea; copa de rubíes en la que beber es beber una nueva muerte. La boca es la sede principal del amor; estuche compuesto de rubíes, que manifiesta cuantos tesoros preciosos encierra; arco del que parten principalmente las flechas hacia un corazón ulcerado por las risas o herido por las palabras. En último lugar, morada de la aurora que precisamente enrojeciendo en el cielo de un rostro hace nacer el día de la felicidad de los amantes.

Boca, madre de las palabras, engendradora de besos; teatro con cerco de rubíes, con puertas de coral resplandeciente, collares de perlas cándidas, cortinas de púrpura natural, pasillos de rosas animadas: por donde, divertidas, pasan las Gracias, la risa tiene allí su residencia.


Es cosa difícil conservar puros los labios. Isaías -por otra parte la pureza misma- confiesa que su boca no está desprovista de manchas. “Quien no haya faltado con palabras será honesto también en sus acciones”, dice el apóstol Santiago.



(Fotografía genial del genial Man Ray)

1 comentario:

  1. Buen día Fackel. Qué retórica tan intencionada. Desde luego, la pureza de la boca reside más en las palabras que en la aproximación carnal a otra boca. No me cabe duda alguna. Muy interesante este Rossi, me gustaría saber quién era. ¿Dónde se puede leer algo de él? Saludos siempre dinámicos.

    ResponderEliminar