.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 13 de diciembre de 2006

El árbol vive



Nadie como los dedos del árbol
sabe contar los días.
Nada como la mirada de un viejo
admira la majestuosa fronda del jardín.
No hay ausencias.
Sólo sucesión de luces
encarnándose en la tactilidad de las hojas.
Sólo frescores de auroras renacientes.
Sólo rumores que en la noche desplazan los silencios.
Más allá del otoño
todo reverdece en la piel de los vivos.

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Todo sigue viviendo.
    Buenas noches Fackel

    ResponderEliminar
  3. Fackel, me sigue sorprendiendo la belleza de tu blog. Enhorabuena. ´

    Buenas noches!

    ResponderEliminar
  4. Daniela, PD: Hay árboles de ficción y árboles que hablan, escuchan y ven por sí mismos. Ese árbol tuvo sobre sí una larga mirada cargada de serenidad durante varios años. Hoy está más solitario.

    ResponderEliminar
  5. en uno de esos "googlasos" buscando imagenes de musica, me eh topado con tu blog (Dios sabra porque!!), y simplemente me quede aqui disfrutando de el!!. Woow!!! Me gusto jajaja. xD
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Hay que aprender a sobrellevar las ausencias. Duele.

    ResponderEliminar
  7. Se aprende, Neo, incluso muy pronto. Pero opera sobre nosotros una extraña cadena, nada dramática por otra parte, de recuerdos, ausencias, a veces incluso necesidades.

    ResponderEliminar