.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








miércoles, 30 de agosto de 2006

Naguib Mahfuz siempre


Siempre le estaré agradecido. Accedí a la inmensa, fantástica y enredante extensión de relatos conocida como LAS MIL Y UNA NOCHES por haber leído antes un sucedáneo, el libro de Mahfuz titulado "Las noches de las mil y una noches". El libro de Mahfuz fue un doble milagro: descubrí al autor egipcio y parte de su amplia obra, y me fue revelada la colección de relatos clásicos de Las Mil y una noches, narraciones que me acompañan asiduamente como objeto de ensueño, reflexión y armonía.

Los noventa y cinco años de Naguib Mahfuz han sido fecundos, tanto en vida y experiencia personal (a la cual no escapó el riesgo, ya que hace unos años atentaron los fundamentalistas contra él y le dejaron maltrecho pra siempre) como en su obra escrita. Qué ha sido espejo de qué, sólo lo sabría él mismo. Entre novelas históricas, novelas de corte realista y literatura simbolista se ha desarrollado toda su creación, donde siempre aparecen como referentes vivos los elementos de la naturaleza humana y su debate en las circunstancias sociales y políticas de cada momento.

"Simbad pensó que podría disfrutar del trabajo y de las conversaciones nocturnas hasta el final de su vida, pero tuvo un sueño y cuando despertó no podía olvidarlo ni olvidar su efecto. ¿Qué era ese anhelo? ¿Tendría que pasarse la vida zarandeado por las olas del mar? ¿Quién era el que llamaba desde detrás del horizonte? ¿Esperaba del mundo más de lo que éste le había dado? Cerró su tienda por la tarde y fue a casa de Abdullah-al-Balji pensando que el jeque tendría la solución. Cuando se dirigía a la habitación del jeque vio a Zubaida, su hija, y el suelo se hundió bajo sus pies"

(Del libro "Las noches de las mil y una noches", de Naguib Mahfuz)

Largo recuerdo, Naguib Mahfuz, siempre.

4 comentarios:

  1. Esta mañana me enteré muy temprano de su muerte.
    Como no tenía acceso a sus libros, leí inmediatamente un par de cuentos suyos en la red.

    http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/otras/mahfuz/nm.htm

    Triste muerte.De él nos quedan sus palabras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Un resistente, sus 95 años lo confirman. Esta capacidad, que nunca sabemos bien a quién se la conceden los dioses, nos queda también a los residuales.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches. A mi me impresionaron siempre mucho sus relatos urbanos de El Cairo. Sabemos tan poco de la vida en las urbes del mundo musulmán, sobre todo en los tiempos actuales, que la aportación de N Mahfuz siempre me pareció asombrosa y riquísima para los lectores occidentales. Yo siempre digo que el lado positivo de la muerte de un escritor es que nos invita a que tomemos o retomemos su obra.

    Enhorabuena por el memorándum.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Sebastian. La ausencia recordada es su mejor presencia, ¿no?

    ResponderEliminar