.

.


La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.








sábado, 29 de junio de 2013

Laberintos y seudolaberintos












No me cabe duda de que el mito del Laberinto es complejo incluso para los mismos habitantes que vivieron en Creta durante la civilización minoica. Es probable que estos nunca vieran la representación del Laberinto. Y que las monedas halladas en Cnossos con el laberinto en el reverso sean muy posteriores a esa cultura. Es de suponer que incluir tal símbolo en el reverso de las monedas sea un signo de identidad. Lo paradójico es que vaya vinculado al vehículo de transacción del cambio. Es como si el mensaje fuera premonitorio y dijera: esto que tienes en las manos y que te sirve para el trueque de las mercancías es lo verdaderamente laberíntico. Como estamos viendo que acontece en nuestros tiempos, a través de toda la proyección del valor y de los verdaderos recorridos laberínticos de una economía que no sabe si tiene salida o si tendrá que recurrir a romper su propio juego para encontrar otro paisaje. 

Sorprendente es también que la imagen de los laberintos que se nos transmite desde la antigüedad griega resulte poco laberíntica. Si se mira con atención no se trata de un ir y venir de calles cortadas, derivadas, compuestas unas y otras para confundir y disuadir, sino de un único recorrido que comienza lateral y que acaba conduciendo sin pérdida a la llegada al centro. ¿El centro es la salida? Es una idea muy vieja y algunos dirán que también muy zen. Tal vez solo se trate de una representación esquematizada. Tal vez no pretenda ser tan laberíntica como posteriormente se ha interpretado y hemos adaptado a nuestro pensamiento actual. 

Laberintos o seudolaberintos, el mito de Cnossos nos envuelve todavía en un excitante magma de símbolos e interpretaciones variadas. Su eco aún nos sume en la confusión a los primitivos actuales que poblamos la Tierra. Puestos a ser malpensados a uno le da en reflexionar si la calle única, con el sentido de recorrido obligatorio -¿pensamiento único?- no será sino la ancestral estratagema con que los pastores conducen a su ganado al redil. Si fuera así me vuelvo más escéptico de que se encuentre alguna vez una salida.


jueves, 27 de junio de 2013

Dedicado a la penúltima chica turca















Cuando las palabras se vacían quedan los gestos. 
Pero ¿y si también los gestos se extravían por el camino de su repetición?
¿Y si se difumina el sentido que los impulsó? 
Voces en off dirán que siempre permanecerán los símbolos. 
Palabras símbolo. Gestos símbolo. Actitudes simbólicas.
Rituales para preservar palabras que no se paren nuevas 
y lenguajes no verbales cuyo destino final es el estereotipo.
Y un culto de esperanza trivial y ordenado
que volverá a oscurecer el horizonte.
Os advierto contra los clérigos: los viejos y los nuevos,
los obsoletos y los que hacen carrera en los cambios de la historia.
¿Queremos solamente esto?
¿Hemos cultivado con tanto esfuerzo la palabra, los gestos y las resistencias
para dejar que se petrifiquen?
¿Podemos permitir que se desenganchen del pensamiento?
Cuidado con los símbolos que nos pueden tapar la boca y derribar los brazos.
¿Creéis que alguna vez David venció a Goliat? 
¿No sería David el fuerte, más fuerte que el gigante? Si no de qué iba a ganar. 
En el mundo de los símbolos todo parece puro. Pero es cruento.
En el espejo de los símbolos todo aparenta memoria. Pero es duelo.
No hay otro camino que el de siempre: recuperar la confianza en el lenguaje.
Rehacerlo.
En todas las formas de expresarnos.
Reinventándolas.
El hombre es un ser de lenguajes articulados que los hace crecer
y se crece en ellos.
Aviso uno: no hay lenguaje válido si no hay sentido válido que merezca la pena
ser ganado.
Aviso dos: hablar los lenguajes es desproveerse de sus trucos, de sus falsos tonos,
de sus equívocos y de su mixtificación.
La aldea global se mueve: ¿alguna vez dejó de hacerlo?
Hemos tenido muchos errores de percepción
y nos hemos contemplado en demasía el ombligo.
Lo que hoy acontece en Turquía o en Brasil,
y cito lo inmediatamente sonoro,
¿son gestos puramente locales? 
Quien trate de ignorar las convulsiones puntuales
no entenderá jamás las que permanecen larvadas, las que prenden el sotobosque
bajo nuestros pies.
No: las palabras no dejarán de llenarse
ni los gestos de reforzarse
si se ahonda en su significado.
El cuerpo de los hombres debe ascender como una serpiente de sabiduría
nunca arrastrarse como el ofidio de la maldad.
¿Lo lograremos?




http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/27/actualidad/1372351420_312479.html


(Imagen fotográfica: Ozan Kose/ AFP)


lunes, 24 de junio de 2013

Aforismo solsticial




Admiro los solsticios y los equinoccios por lo que han tenido  -¿tienen aún?-  de punto de inflexión recurrente de los seres humanos sobre sus vidas. Cuando en la antigüedad se vivía tan poco eran verdaderos cumpleaños colectivos. Vinculados a la regeneración del suelo, a la confirmación de las vidas animales y de la supervivencia tribal, al arraigo lento y frágil de las esperanzas. Hoy, a los pobres los tenemos muy olvidados. Las fiestas que se inauguraron hace siglos para celebrarlos han acabado imponiéndose. La forma ha desplazado al fondo. Las modas, usos y costumbres tienen poco de rituales y todo de business. En tiempos rápidos como los nuestros en que los garbanzos salen del tarro, la leche del tetrabrik y la palabra de un móvil, ¿quién se acuerda de que el solsticio es otra cosa más importante malgré los hombres? 



(Foto: excavación en la ciudad vaccea de Pintia, provincia de Valladolid)



domingo, 23 de junio de 2013

Recordando a las brujas de Zugarramurdi




No sé por qué pero en esta fecha de reciente solsticio me acuerdo de las brujas (sorginas) de Zugarramurdi.  Por supuesto, no me refiero a las de chimenea y escoba de los cuentos. Sino a las de carne y hueso que sufrieron los rigores de su tiempo, de los hombres de su tiempo. Las recuerdo con respeto, admiración y piedad. Algo que no recibieron aquellas mujeres detenidas por la Santa Inquisición y procesadas en 1610. Varias de las cuales, por cierto, acabaron en la hoguera, víctimas de un poder totalitario y doctrinal. Víctimas de la superstición, de las envidias y de que probablemente eran mujeres demasiado liberales para ser admitidas por la ideología al uso. País de brujas, rebeldes, libertarios, heterodoxos y guerrilleros varios este nuestro en cuya andadura los diferentes encontraron tanto sufrimiento. Pero acaso también el germen de libertad. 

Tenga o no tenga que ver el episodio de las brujas de Zugarramurdi con la canción infantil, ahí va lo que los niños vascos cantan en el cole. Es que es divertida, y pegadiza.






sábado, 22 de junio de 2013

Un contrapunto: la esperanza




Esta fotografía supone un contrapunto a la miseria del control social exacerbado que se expone en el post anterior. Es un contrapunto también a la barbarie en materia educativa (entre otras materias y bienes públicos) que está a punto de ejecutar el gobierno del Partido Popular y su inefable ministro innombrable. He ahí al tipo con máxima nota en la selectividad, un 9,95, algo que acaso me proponga lograr en la próxima vida porque en esta me quedé muy lejos (y gracias) He aquí al empollón al que uno no puede tener manía (la manía siempre ocultó envidia, deficiencia y poco fair play para quien la manifestaba) He ahí al hombre de verde que señala el espacio que habría que potenciar  -garantizando un acceso de las clases con menos capacidad adquisitiva-  para garantizar un futuro de ciudadanos libres, responsables y con conocimientos. He ahí la satisfacción del esforzado que es también la del clarividente y la del solidario. La esperanza, ya digo: eso que está perdido si no se intenta. Eso que los comerciantes del templo y del ágora se cargan cada día desde sus prominentes consejos de administración. Esta y otras fotografías de esa guisa que aparecen hoy en la prensa me llenan de alegría. Salud y fuerza, hermano. El que vale, vale. Y el que no, para ministro (del negocio de Dios o de los negocios de los hombres, que para eso hay sus joint ventures)


1984 ya es 2013





Cualquier parecido de la realidad con la novela es pura desvergüenza. Si Orwell viviera hoy sería puesto a disposición de la obscena arbitrariedad de las autoridades. Como el soldado Manning, como Assange (al que acabarán pillando), como Snowden. El ejemplo del control social  -y las redes sociales no iban a quedar al margen de esa sed dictatorial de los poderes fácticos-  ya no tiene límites: hasta los gobernantes brasileños están pinchando ordenadores y teléfonos cuando la protesta no se controla ni cede. Luego, ya se sabe, a río revuelto... La Cuarta Enmienda  -y sus análogos recursos democráticos en otros países-  ha muerto. La acechanza no perece jamás. El Orden y el Neo Ciudadano (no sé si en esta modalidad entrarán diferentes miembros de la monarquía, ex presidentes de la Patronal, banqueros, parlamentarios y partidarios políticos pringados hasta la médula) triunfan. Una Nueva Sociedad, una Nueva Clase, un Nuevo Destino. ¿1984? ¡2013 revisado y aumentado! 







viernes, 21 de junio de 2013

Estancias únicas




















Colocación y reubicación en las estancias del almacén doméstico: hastío de lo inútil y cansancio de desear lo que no se tiene: decidir tirar y aceptar no adquirir: desechar la idea de que los objetos nos sustituyen: desalojar los cadáveres que nos acompañan de modo absurdo: en medio del maremágnum de objetos sobrantes y de realizaciones faltantes: resistir a las invasiones extrañas que nos ocupan en balde: subvertir el orden del dominio de las cosas que nos vacían: edificar la plenitud, a la escala que sea, con nuestro propio barro interior: distinguir lo que de verdad tiene importancia: el propio cuerpo (que no es solo la corporalidad ni la corporeidad): el único cachivache que merece la pena mantener: lo único que no hay que dejar sobre ningún anaquel ni tirado de mala manera por el suelo ni relegado a un trastero: el mundo que no hay que entregar a nadie, ni siquiera ante el señuelo de un cambio ventajoso: autosustitución, como mucho: si acaso, hágalo acompañar con el silencio de la palabra: para que no se sienta solo: el propio cuerpo, ya digo.     



(Obra del artista coreano Wang Zi Won)


miércoles, 19 de junio de 2013

Dos preposiciones para la resistencia pacífica (no solo en Turquía)






No sé quién inventó aquella frase Más vale morir de pie que vivir de rodillas, que en mis años de revuelta antifranquista se usaba mucho. Sonaba fuerte, demasiado épica. Se pretendía movilizar pero sobre todo resistir. Porque aquello fue una larga resistencia. También sonaba a justificación. Muchos se ungieron con esa frase, independientemente de que bastantes arribistas recogieran las nueces caídas. Porque caídos hubo a mansalva por el mero hecho de alzarse y permanecer en pie. No ha dejado de haberlos; no ha dejado de faltar motivos; no ha dejado de mostrarse que muchos prefieran vivir de pie. Vivir de pie significa vivir con dignidad. Y después se desglosa esto y significa también buscar materializar muchos otras aspiraciones que parecen abstractas, ya se sabe, la justicia, la libertad, la verdad. Válido para España y para cualquier país del mundo. No nos hagamos ilusiones. Nada se nos da por añadidura.La vida es un trueque. Aprender en la escuela o en la universidad es un trueque. Trabajar es un trueque. Consumir es un trueque. Envejecer es un trueque (pregunten en los geriátricos privados) Hasta morir es un trueque (si alguien tiene dudas que pregunte a las funerarias) ¿Todo eso es lo que llamamos vivir? ¿Y eso es vivir de pie?

En las protestas  de Turquía de estos días, la resistencia pacífica (si alguien sigue teniendo dudas que pregunte a la policía y al gobierno turcos dónde se origina la violencia) da muestras de un valor extraordinario. La figura del hombre en pie es también el símbolo del hombre de pie. He aquí cómo dos preposiciones pueden expresar tanto y formar un nexo. Una posición erguida en una concentración expresa el deseo de querer vivir que cierta gente está transmitiendo a los poderes. Estamos en pie para vivir de pie. No sabía yo de que un coreógrafo llamado Erden Gunduz impulsara esa arriesgada perfomance. Cuando el escenario es la calle pura y dura la obra puede resultar un drama seguro. Parece ser que Gunduz fue cacheado por la policía y en el mismo lugar decidió permanecer quieto, en pie y de pie, durante ocho horas, frente a una imagen de Mustafá Kemal Atatürk, fundador de la república turca. Hasta que fue arrestado, naturalmente. Tanta pasividad formal resulta demasiada actividad subversiva para un gobierno cada vez más autoritario. Pero el gesto ya está cundiendo. Muchos otros manifestantes adoptaron postura análoga. Nunca dos preposiciones, ya digo, pueden dar tanto juego si se se saben combinar en la sintaxis de la vida y de la resistencia.






sábado, 15 de junio de 2013

Rompiendo la censura turca: Infos de Gezi


















Visto cómo se pone el panorama, con las autoridades chinas controlando siempre las redes propias, las rusas poniendo palos en las ruedas democráticas y la Casa Blanca metiendo mano en todo el sistema informático del vecino, en pro de su propia seguridad y a los demás que nos den, no es de extrañar que poderes menores quieran seguir sus paso. Con todo lo que acontece estos días en Turquía, principalmente en Estambul y Ankara, los mandatarios no pueden evitar la tentación de limitar las informaciones. Para romper barreras y que cuanto tiene lugar allí se sepa por el mundo, y a su vez para que los turcos tengan acceso a informaciones de prensa extranjera, un grupo de traductores de Estambul ha puesto en circulación el blog:   http://infosdegezi.blogspot.com.es/?view=magazine





Ver más información en:

http://www.ultimocero.com/articulo/especial-para-%C3%BAltimocero-desde-turqu%C3%ADa-hemos-visto-que-no-son-intocables-que-tienen-miedo


miércoles, 12 de junio de 2013

Recordando a Francesca





















Querida Francesca. Cada vez que veo esta fotografía pienso si no sería un ensayo letal. Tú ensayabas cada día. Lo hacías sobre los objetos que te rodeaban, sobre los espacios que te comprimían, sobre las personas que te apesadumbraban. Ensayar era una suerte de experimentación. Tu cuerpo era experimento. Algo así como si te dijeras voy a probar qué diferencia hay entre mi desnudez y mi caricatura. Deambulabas por la vida como por una pose. Pero eras tú. Sombras, cuerpos demediados, retorcimientos, exageraciones. Movimientos sin fin, porque nada permanece un instante estable ni con el mismo rostro. Los amantes de la imagen dirán: lo representaba todo. ¿Todo? ¿Qué saben ellos? Se figuran que en el barroquismo buscado de tus representaciones estaba tu intimidad. ¿Qué entienden ellos, en su estúpido voyeurismo, de tu intimidad? Miran tu cuerpo, las posturas recónditas de tu cuerpo, y se desilusionan. No es lo que quisieran ver, se dicen. Pero tú no quisiste nunca posar, ni siquiera para ti misma. Al menos no de la manera ordinaria, pensando en el espectador testigo. En todo caso te ofrecías a tu propia y pasajera mirada. Siempre circunstancial, cambiante. Verte en la inquietud perpetua de tu cuerpo, de tu nervio, de tu desazón. Caminabas sobra las aristas, los planos, la contemplación aérea, las concavidades, lo borroso del ejercicio rápido con que te obligabas a pasar por instinto de un instante a otro. Dos veces no transcurre la sangre de la misma manera por mis venas, me dijiste una vez. Aún no te entendía. No se comprende a primera vista a una persona cuando uno se aproxima a ella. Menos a una mujer de la que tratas de obtener una atención. Aún me dijiste más. Siento mi sangre como cosquilleo, como impulso, y sueño a veces con que se desborda y cubre mi cuerpo; eso me dijiste. ¿Era aquella idea otra de tus imágenes letales? Como a continuación te reías, el escalofrío que sentía al escucharte se diluía y ambos apurábamos en risas y en palabras aquellas cuitas, hasta disolverlas. Perdona que te recuerde ahora, pero esa foto me trae a la mujer ingrávida que, no obstante su ternura rebelde, no se dejaba poseer ni atar ni sustituir. Así te recuerdo.



martes, 11 de junio de 2013

Prueba de selectividad: comentario de texto




"...La voz de la telepantalla seguía desgranando la retahíla de prisioneros, botines y matanzas, pero el griterío de la calle había disminuido un poco. Los camareros volvían a su trabajo. Uno de ellos se acercó con la botella de ginebra. Winston, que estaba como en éxtasis, no prestó atención mientras le llenaban el vaso. Ya no corría ni lanzaba vivas. Había vuelto al Ministerio del Amor con todo perdonado y el alma blanca como la nieve. Estaba en el banquillo de los acusados, confesándolo todo e implicando a todos. Caminaba por el pasillo de azulejos blancos con la sensación de pasear bajo la luz del sol y llevaba un guardia armado a su espalda. La bala tanto tiempo esperaba penetraba en su cerebro. 

Levantó la vista hacia el enorme rostro. Le había costado cuarenta años aprender qué clase de sonrisa se ocultaba tras el bigote negro. ¡Qué error tan cruel e innecesario! ¡Qué terco y obstinado exilio de aquel corazón amante! Dos lágrimas perfumadas de ginebra rodaron a ambos lados de su nariz. Pero ya estaba listo, todo estaba en orden, la lucha había terminado. Había ganado la batalla contra sí mismo. Amaba al Gran Hermano."


COMENTARIO DE TEXTO



Se pide que por parte del alumno se valore la sintaxis. Que se especifique también qué parte de elementos reales y qué de metafóricos abundan en el texto. Si se trata de un relato lírico, épico o semipensionista. Qué deduce el alumno que acaba de acontecer. Si los componentes destructivos se encuentran a un lado o a otro de la citada "telepantalla". Qué pretende decir el autor con la expresión "Ministerio del Amor". Si se percibe también en el protagonista Wilson una actitud moral decidida libremente o impuesta. Qué clase de sociedad, tribu, espacio monstruoso o simplemente ficticio recrea el autor. Cómo se interpreta ese personaje, cosa o irrealidad llamado Gran Hermano. Especificar de qué autor y de qué libro suyo es este texto. Igualmente, se valorará cualquier interpretación a mayores por parte del alumno.

(Como pista añadida que puede guiar al alumno en su comprensión, citamos la siguiente información que ha saltado a los medios: "Edward Snowden, exempleado de la CIA, de 29 años, decide filtrar información sobre una masiva operación de vigilancia secreta por parte del gobierno de Estados Unidos de América. EEUU accede a información de usuarios de los gigantes de Internet: Microsoft, Yahoo, Google. Facebook. PaltTalk, AOL, Skype, You Tube, Apple.") 



(Pintura de Ramiro Tapia)


lunes, 10 de junio de 2013

Elías Querejeta, gracias y feliz sueño







Solo por estas dos joyazas de películas habría que estar agradecidos como a nadie al productor Elías Querejeta, fallecido ayer. Ambas fueron dirigidas por Víctor Erice y nos impactaron a muchos. Pero cuando sabes que muchos otros films, dirigidos por gente de tanto talento como Carlos Saura,  Gutiérrez Aragón, Jaime Chávarri, Julio Medem, Fernando León, Montxo Armendáriz o Gracia Querejeta, también fueron respaldados por él entonces el legado que te encuentras es un tesoro incalculable. Cualquiera de estos directores hace cine de verdad. Respuesta a las españoladas de décadas anteriores, por fin un elenco  -he citado esos nombres porque me parecen los más importantes para definir la calidad cinematográfica, pero hay más, porque ¿cómo no tener siempre presente al gran mago Buñuel?-  es capaz de vincular historia con narración, potenciar el propio lenguaje del cine con las mejores dosis de imaginación, retratar en las complejas pero ricas caras de un poliedro, con todas sus dimensiones, lo profundo de este país de nuestras andanzas. Cine y vida nunca estuvieron tan nutridos mutuamente. El hombre y la realidad, traspasados por la fantasía, se hallan en cualquiera de las películas que Querejeta produjo.   


Si España fuera un país más ecuánime, más inteligente y, sobre todo, más consecuente y generoso con las obras de sus hijos (disculpad la terminología, pero sé a quiénes quiero llegar) la obra patrocinada por este productor debería ser objeto de considerarla bien de especial protección o joyas de la cultura española. Algo así. Sería lamentable que el cine de los últimos treinta y cuarenta años quedara convertido en filmoteca para minorías. Son películas que se pueden seguir viendo como si lo que exponen, en mayor o menor medida, en su totalidad o en aspectos determinados, siguiera teniendo lugar. La historia de la fantasía infantil de Ana e Isabel descubriendo a Frankestein, con el trasfondo del cementerio español de los primeros años del franquismo, e integrándolo en sus vidas. O la otra no menos terrible narración del tormento de un hombre atrapado por sus propios límites y los de una sociedad encorsetada, reclamado en su fuero interno por la llamada de sus orígenes a los que no sabe responder. Películas de secretos contenidos, para mí especialmente angustiosa El Sur, no se reducen a un único tema que yo sintetizo de mala e injusta manera. Son películas donde todo habla: los gestos de los protagonistas, las miradas, el paisaje, los objetos, el sonido de unos pasos, un golpeteo, el paso de un tren, las palabras que se pronuncian a medias... 


Gracias, Elías, por tu aportación a la vida. La obra que has producido es como la de Goya, donde no solo se disfruta de lo mejor de la pintura sino que a través de ella se sabe más sobre la intrahistoria de este país y sobre sus moradores que en los deficientes libros de texto al uso. Pongo una foto tuya de joven, como un exorcismo imposible contra un vacío que en tu caso será también imposible.






domingo, 9 de junio de 2013

¡Vivan los estudiantes (díscolos y testimoniales)!
















¡Vivan los estudiantes! Bueno, la minoría de estudiantes que ignoraron al ínclito e innombrable ministro al recoger el típico diploma de ser uno de los mejores en la carrera. Fueron doce sobre ciento veintinueve. Si hubieran sido casi todos aquello habría sido un reventón. Pero ya se sabe que la cultura de la disciplina y del buen comportamiento (ejem) tienen sólidas raíces en este país para las cuestiones formales, y que siempre hay díscolos (saludables díscolos) Como España no es una sino dos o más, por mucho que se obstinen los innombrables en aparentar, pues ya se ve que muchos de los elegidos o premiados o considerados mejores o con mejor currículo para ser más productivos que nadie,  no estaban por la labor. Pesaba más la euforia de sus resultados estudiantiles. Aquel era su día de gloria para todos ellos, pero pobres si se lo creen, porque su gloria no es el acto del innombrable de turno del innombrable gobierno, que no les va a dar nada. La gloria de los estudiantes es su esfuerzo, su capacidad, su interés, su tesón. Estaría bueno que se apuntasen los que encarnan la cultura del pelotazo y la corrupción el logro de lo que es solo la valía y el mérito de los propios jóvenes. 

Vivan esos doce estudiante, pues, por negar el saludo a los intermediarios mediocres que repartían el papel. Han abierto otro frente de protesta, otro ejercicio de resistencia pacífica pero crítica. Negarse a dar la mano al verdugo. Están en su derecho. Porque ese mismo personajillo innombrable que da los títulos para salir en la foto (de dar nada, que los han labrado los chicos) es el verdugo que a continuación va a segar bajo los pies de los nuevos titulados sus posibilidades de investigar, trabajar y aportar al desarrollo del país. O simplemente, el que les va a negar la vida en esta España cuyo silabeo tanto gusta ejercitar a los falsos e innombrables. Ahí, tanto los estudiantes díscolos como los aquiescentes y mansos van a encontrarse con el mismo panorama. 

Negar el saludo, un gesto nuevo. Mahatma Ghandi se mostraría orgulloso de la docena de resistentes.Negar el saludo a las autoridades podría ser una forma de desprecio tan práctica como los pitidos o los gritos. Algo a compaginar. ¿Os imagináis un acto público y que gran parte de los asistentes se levantara ante la presencia de un innombrable y se ausentara de la sala? Que no me invoque nadie la cortesía. Los tiempos de la cortesía acabaron hace mucho. Se ha llegado a una línea roja, como se dice ahora, en que los temples no están para formalidades vanas. Además el primer descortés es quien niega con sus actos, su política, sus medidas, sus leyes, sus recortes, sus desahucios, sus impuestos...la amabilidad de la vida a la que tenemos derecho los ciudadanos. Hay que saludar sí, pero otra cosa, otros rostros, otras actitudes. Saludar es acoger, recibir, vincular un compromiso, tender puentes, permitir que alguien llegue más allá de la superficie de nuestra piel. En ese sentido, no ha lugar para dar ni besar la mano de quienes nos hunden.



sábado, 8 de junio de 2013

Equívocas equivalencias


















He aquí dos verbos que traducidos suenan semejante.
Y cuya conjugación confunde: menos a unos pocos,
que se congratulan de que la mayoría la interpreten de modo equívoco.
Dos verbos en cuya pronunciación se refuerzan mutuamente.
Dos verbos que no son equivalentes simplemente porque el juego de rima les acerque. 
Para tener equivalencia  dos cuerpos deben disponer de análogo peso específico.
Dos términos que pueden emitirse a la inversa para mayor gloria de los hiperrealistas.
No basta con una simetría formal, pues ésta puede ser engañosa.  
La positividad de una imagen no es la realidad.
La negatividad de un hecho real no es la negación de una otra posibilidad.
No es suficiente una división vertical, axial:
solo es una entre tantas particiones, no tiene por qué ser la verdadera.
Lo que es no suele ser siempre lo verdadero.
Lo que es verdadero es su falsedad.
Solo se trata de una accidentalidad, a veces una elección, entre otras posibles;
pero sobre todo de un desenlace que se estabiliza frenando el saber. 
Saber no implica conocer; puede ser tan solo propiedad sobre un/unos conocimiento/s.
Toda propiedad sobre el conocimiento lleva adjunta una disposición del mismo.
El conocimiento verdadero no se reduce ni es singular.
Lo que es utilizable es un fragmento del conocimiento llamado información.
La información sí es parcial, limitada y con frecuencia mínima expresión.
Disponer de información facilita una cierta clase de dominio.
Denominar al dominio como poder es solo la confirmación de una opción.
El poder es siempre más relativo y no tiene el rostro de dominio.
El dominio tropieza siempre con sus propios límites.
A la jerarquización del dominio se opone la dispersión del poder ideal.
El dominio se alimenta más que nunca de las imágenes 
que se reproducen a su vez sobre otras imágenes.
Es la fotografía que proyecta los espejos hacia una estancia infinita.
Donde el objeto de la imagen que se cree sujeto
queda desplazado por los espejos que juegan a no tener fin.
El saber ad hoc y el poder ad hoc hacen creer al individuo que sus dos lados
son imágenes ficticias sobre las que tiene que elegir.
Naturalmente se le dice al individuo qué lado debe elegir.


* Filosofías de andar por casa y perderse antes que rendirse a la fragilidad de un realismo ad hoc.



(Composición de Barbara Kruger)


viernes, 7 de junio de 2013

Que no pasen de verdad




No deja de ser paradójico que el presunto asesino de un joven estudiante de izquierdas en París sea español, además de neonazi, y que en las manifestaciones de hoy se invoque el archi repetido ¡No pasarán! Reconozco que siempre me emocionó escuchar ese grito en otras lenguas. Que esa frase de carácter épico y la palabra guerrilla sean dos de las grandes contribuciones de la lengua castellana al mundo (¿tal vez las únicas?) es para preguntarse algunas cosas, pero lo dejo al silencio reflexivo y personal de cada cual. No obstante, cuando unos términos son absorbidos por otras lenguas es porque disponen de una capacidad conceptual cuya traducción no existe. A los españoles nos ocurre otro tanto con otras palabras de fuera que han ido implementando nuestro vocabulario, ¿no? Pero yo no quería hablar de esto, que ni soy filólogo (se admiten correcciones y aportaciones varias) ni politólogo más allá de mal andar por casa. Simplemente me dirigiría a los franceses que aún beben de las ideas  -espero que puestas al día y exigiendo avances-  que un día aportaron al mundo, aunque Pirineos para abajo hayan cundido poco y mal. Y les diría que gracias por usar  el adverbio de negación y el tiempo futuro del verbo pasar. Pero que ojo: que aquí no dio resultado a la postre aquella invocación. Claro que habría que preguntarse también si fue así porque el gobierno francés de su momento, junto con otros gobiernos supuestamente democráticos, hizo poco y acaso ni siquiera lo suficiente por la causa republicana española. El acervo de los resistentes de cualquier país se enriqueció no obstante con aquella cita. Sin embargo, mi fervor al respecto es limitado. Gritar en España el ¡No pasarán! tras la gran hostia del 36-39 y lo que vino después da algo así como mal fario. Pero son cosas mías; que uno no ha dejado de ser supersticioso del todo. Eso sí,  hay que ver cómo pronuncian la frase los parisienses. Pongan, pongan los vídeos que corren por la red. Nada de acento nasal. Cadencia contundente. Firmeza. Con todas las consecuencias. Y eso sí, un deseo: que no les dejen pasar.
  




jueves, 6 de junio de 2013

Horteradas

















Cuando Barcelona (o una manera de creerse los dueños de Barcelona) emula a Madrid (a una manera de creerse los dueños de Madrid) la cagan sus autoridades. Tal vez la élite electa y pomposa de Barcelona, Madrid, diferentes ciudades, centro, periferia, islas, colonias, Cortes de taifas y Corte centralista de ese paisaje de desolación llamado España se haya propuesto desplazar a la población (ya querrían ya, para reducir el demos en todas sus vertientes) e imponer los pensamientos únicos por doquier. Pero de momento lo que imponen, además de paro y palos, multas e impuestos, recortes y concesiones, carencias y regalías, humillaciones y pobreza, es la horterada made in Spain

La alcaldía de Barcino ha decidido, no sé si con consenso o sin consenso del prefecto del Imperio, sumarse de pleno a la España de castañuela, tapas y corruptos, con una aportación autóctona. Olé tu sal, morena. Como luse peineta el aventurero favorito de los Reyes Católicos en lo alto del monolito. ¿No es demasiado descarado el anuncio de la compañía aérea? (Voz en off: escolta, és que paguen per la publicitat, a tant el dia) Si a la tristemente ridícula marca España algunas oligarquías van a oponer una no menos absurda marca Catalunya de esa clase aviados estamos. Ay, hermano mesetario, que me parece que vamos camino de perder también Barcelona. La guerre est finie? El que tenga entendederas para entender, que entienda.

PD. Por cierto, hay que levantarse ya contra toda manifestación de estética cutre, uniforme, pesetera y sin imaginación. No hay cambios con garantías si no se invoca un principio de estética que sea un ariete en la actual tesitura de este mundo de delincuentes de cuello blanco. Primera propuesta: no sumarse a las estéticas dominantes. No solo las ideas dominantes son las de las clases que dominan, sino también la estética de basura que únicamente invoca ventas.





miércoles, 5 de junio de 2013

Calendario Zaragozano


























Una página más del Calendario Zaragozano. ¿Qué decía siempre este almanaque? Fríos y nieves en invierno; lluvias y heladas en primavera; calor y tormentas en verano...Predicciones inequívocas. Con esa ambigüedad o, mejor aún, generalidad no fallaba nunca. Así ha pasado la página del cómputo del paro en mayo, que dicen que ha bajado. Como el Calendario Zaragozano: estamos ante un período típico en que el gasto ciudadano y turístico en hostelería lleva a contratar más personal (otro tema es a qué precio se paga la mercancía) Los meses que vienen, según el Calendario Zaragozano del comercio turístico, tendrán que ser del mismo cariz. Pero, ¿y si no lo fueran? No seamos incautos. Dudo que los del Gobierno se alegren de que haya bajado el paro por los propios parados. Lo que ellos miran es que los datos de empleo no les perjudique en su política de trileros. Calendario Zaragozano, ya digo.



  













Vaya, junto al Colón comerciante hoy se ha chutado la pelota denunciante. Visca l'humor negre!




martes, 4 de junio de 2013

Soy un número







Soy un número.Uno entre dos mil elegidos para este mundo. No todos los que caen alrededor tuyo te cuentan qué número es. Aunque también lo sean. Deben creer que por ocultarlo no son números. Y que les vas a apreciar más. Pero lo son. Todos somos números nacidos algunas vez, pero prescindibles para siempre en alguna ocasión determinada. También hay quien se cree que por ser solo un número arrinconado en el estante de un mueble va a perdurar. Pero envejecer amarillentos, corroídos por los ácidos de la impresión y poblados de cagadas de moscas y ácaros, ¿es vida? Un número. No sé si valgo más que un número humano. Habrá quien diga que seguramente, aunque eso de la vida humana suene como el no va más. Los números de los libros no nos lo creemos. Todos los días nos llegan noticias sobre la vida y muerte de los números humanos. Nada alentadoras, por cierto. En ese reino se han inventado dos estados que denominan números cardinales y números ordinales. Y que también se nos aplica. En nuestra apariencia somos solo lo primero. Pero es nuestro interior el que va a ratificar de qué modo somos también lo segundo. Somos cardinales por el sello que la máquina nos ha puesto en la piel. Pero nuestra transformación en ordinal se traduce en la preferencia e interés que el humano que nos acoja quiera otorgarnos. Somos el primer libro más leído o el segundo más interesante o el vigésimo mejor escrito. Todo eso es aleatorio para nosotros, aunque para los humanos sea una trampa y se lo crean. Soy un número con vida. No creo que mi composición varíe mucho de los números humanos. Que ninguno de los dos seamos eternos ya dice mucho de nuestra fragilidad y limitación temporal. Ambos tenemos un cuerpo, una composición química, una materia capaz de contener y desarrollar ficción. Si se suma todos esos ingredientes se puede hablar de la naturaleza de dos seres de dos especies. También poseo una temperatura a la que arde, como sucede con el cuerpo humano, aunque en grados diferentes. Y mi ebullición varía, en función de la capacidad de los editores y del calor añadido que los lectores pongan. Mi materia sólida y mi materia líquida se combinan de modo imprevisible muchas veces. Eso solo lo percibe el receptor del texto. El texto es mi alma y si bien parece que se escapa cuando un lector entra en ella, en realidad deambula como cuerpo celeste o se recrea renaciendo sin fin. Soy un número. No voy a desvelar lo que contengo.








lunes, 3 de junio de 2013

Activismo social




Debe ser una nueva forma de activismo social contra los poderes establecidos. Pero ¿por qué tienen que cargar los animales con el mochuelo de la barbarie de la autoridad? Ah, el lenguaje. Siempre el lenguaje.





sábado, 1 de junio de 2013

Las lágrimas de Narciso y las de Caravaggio
























Despechada ninfa Eco, ahí le tienes. De nada te ha valido enamorarte de él. De nada te han servido tus salidas a su encuentro. De nada que le envolvieras en tus propuestas cautivadoras. Él, a lo suyo. Él buscando su propio eco, su mero reflejo. Hasta que llega Michelangelo Merisi, alias Caravaggio y, ay, entonces Narciso es y no es. Porque alguien cautivo de sí mismo no es él del todo. Alguien que no se desnuda en su integridad no se sabe. Alguien que no se desprovee de los reflejos ficticios no se conoce. Alguien que solo se contempla imaginando que el tiempo es su posesión invariable no se acepta con sinceridad. Alguien que dormita en su autocomplacencia no avanza en el nuevo placer. Alguien que se obnubila con la propiedad y la posesión se encuentra vacío en su propia morada íntima. Caravaggio rompe el esquema. ¿Será Némesis quien ha guiado la mano del pintor milanés para vengar a la despreciada Eco? Narciso no se ahoga en las aguas, como se ha creído habitualmente solo en base al mito. Caravaggio lo hunde en la fealdad de su edad provecta. ¿No es peor castigo?  


Nota. Coloco este post pronto para liberar la fealdad del tema de la entrada anterior, mientras seguimos el desenlace de los despropósitos con esa mujer (hay muchas en el mismo plan) de El Salvador. 

Ahora disfrútese de la Lachrimae Caravaggio, por la mano y el talento de Jordi Savall y Hespèrion XXI.