La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.



jueves, abril 12, 2012

Lecciones de otro tiempo




En un período en que nuestro padre no pudo trabajar establemente nos llevó a recorrer algunas zonas del norte del país. Lo que vais a ver, nos dijo, es importante para todos. No solo para nuestra historia sino para cualquier humano. Los occidentales y algunos de nuestros próceres dicen que entre el curso de estos dos ríos amplios y generosos tuvo lugar la cuna de las ciudades. Creo que exageran, que cunas ha habido en muchos territorios y aún falta tanto por descubrir. Y sobre todo por interpretar. No creo que la cultura naciera en un solo lugar del planeta, así que no hay que conceder tanta importancia a su origen como a su desarrollo, a lo que llegaron a ser y a extenderse. Y menos hacer objeto de patriotismo moderno de aquello que nos ha hecho simples herederos. Casi siempre desagradecidos herederos. No somos propietarios de aquel pasado, pero debemos rescatarlo para conocerlo; también para cuidar de sus restos. Él nos hablaba así, con palabras claras para que entendiéramos, pero con conceptos reveladores. Donde los niños veíamos sólo montículos desenterrados a medias él ya estaba percibiendo el trazado de calles, la zona del palacio o los templos que, de ordinario, eran lo mismo. No os fiéis de los dioses, nos decía, y menos de quienes viven de ellos. En las lejanas  civilizaciones que habitaron estos lugares el gran mandatario era también el dios. Luego cambiaron algo las cosas, porque mientras unos se hicieron fuertes por servir con las armas al gran jefe otros se consolidaban creando castas que sostuviera el culto a aquel personaje medio dios medio rey. Las explicaciones de mi padre me fascinaban principalmente a mí. Era tan diferente lo que pensaba mi padre sobre la vida de antes y cómo la proyectaba en la de ahora. ¿O era a la inversa? Tenía tan poco que ver con lo que contaban la mayoría de nuestros vecinos. Mantener con mis amigos una conversación sobre la historia de nuestro país fue casi siempre algo bastante polémico. Pero transmitir lo que me enseñaba mi padre y defenderlo delante de otros me hizo fuerte. Sobre todo para acrecentar mi tenacidad interior, para respaldar mis empeños posteriores. 



(Para tomar el hilo de estos capítulos breves ver  http://laciudaddelanostalgia.blogspot.com.es/ ,
donde voy agrupando los que anteriormente han aparecido en La antorcha de Kraus)


8 comentarios:

  1. una nota que merece la pena leerse,
    bien por ti,
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Omar, una nota como una gotita en el tráfago de la vida.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Como salvar el planeta, si desconocemos el valor de nuestra parcela.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La religio verdadera es la que nos vincula con aquello de lo que formamos parte. Su amplitud, su diversidad, sus recursos. La miopía moral y´material acecha si solo se mira el metro cuadrado de parcela de nuestras vidas. El planeta se salvará a su manera, no le importamos demasiado. Lo que deberíamos salvar es el vínculo, el significado, la utilización.

    Gracias, Gene.

    ResponderEliminar
  5. A eso me refiero, meteforicamente.
    Sirve para nuestro intelecto y nuestro medio. Si yo no soy capaz de reeligarme conmigo, poco podre amar de los vinculos que me dan sustento,de mis raices, de la historia más cercana a mi.
    Ese metro cuadrado debe ser el principio de millones de hectáreas. El primer paso conduce al siguiente, no se puede saltar una distancia de cien metros sin pisar el suelo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Somos interactivos con la naturaleza y el mundo, es inevitable, Gene.

    Gracias por la matización.

    ResponderEliminar
  7. Había perdido el hilo de la historia. Lo retomo ahora. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Mercedes. Sé que lo hago complicado.

    ResponderEliminar