La mitad del tiempo se la pasa resistiendo. La otra mitad indignándose.



sábado, marzo 03, 2012

esto aterra, simplemente



Encuentro en el blog El Periscopio, de Rosa María Artal (  http://rosamariaartal.com/  ) un enlace cuyo contenido me ha aterrado. Literalmente. Se trata de una conversación desarrollada en la SER entre el escritor y columnista Juan José Millás y el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo. En ella tratan de la condena al juez Garzón con una perspectiva nueva: el entramado que ha podido haber detrás, de un alcance inusitado, para cargárselo. Entrevista en la que se comenta sobre el trasfondo de corrupción generalizada y en concreto sobre la trama mafiosa de los peperos de la Gürthel, sobre España como edén de la Mafia, sobre los vínculos mafiosos con los aparatos del Estado, sobre las finanzas y los paraísos fiscales y sobre determinadas medidas recientes del gobierno del PP para quitar de en medio jueces y policías que pudieran investigar la verdad. No apto para espíritus puros, castos y risueños. Ni para quienes se levantan y se acuestan cada día con la lírica y la miel. Yo me he quedado sobrecogido ante la reflexión que me obligan a hacer. Si cuando saqué, tiempo ha, la fotografía adjunta la frasecita del muro me parecía un tanto anarcoidealista o exagerada, tras escuchar la conversación entre el escritor y el fiscal tengo la impresión de que no anda descaminada. Preparaos, españolitos, que la que ya está encima tiene más envergadura de lo que creíamos. No es que me cupiera demasiada duda sobre nuestra ciudadanía impotente (o nuestra impotencia ciudadana), sino que simplemente somos imbéciles. Todo vuelve a estar atado y bien atado para los de siempre. Y así nos va y a ver cómo nos irá.  

Pulsar aquí abajo:


16 comentarios:

  1. De piedra, aunque no me extraña nada. Lo de la mafia no es la primera vez que lo escucho. Y a Millás y Jiménez Villarejo (por cierto, tío de la anterior ministra de AAEE) les creo bastante. Yo pensaba que el Estado era una trampa porque estaba copado por los impostores que todos sabemos. Si esos impostores además se han juntado con la mafia ya es como para empezar a correr y no detenerse hasta Perpinyà.

    ResponderEliminar
  2. Dentro de tres semanas (concretamente el 25 de este mes) una prueba más de la estulticia humana... espero equivocarme, aunque me temo que no: más "cambio" en Andalucía, más recortes y más patrasismo (http://utopazzia.blogspot.com/p/proyecto-bocablo.html), para acabar peor de lo que estamos ya.
    ¿Tiene esto arreglo, a nivel estatal, a nivel mundial?... Creo que sí, pero dudo mucho que tomemos las medidas necesarias, como sería un cambio del sistema económico, un cambio en el sistema capitalista (el peor para las clases medias, que son quienes soportan todo el peso de la situación); en general un cambio de valores y un enfoque sensato y real a cerca de los límites del planeta, en cuanto a recursos: vivimos en un planeta limitado, y nos proponemos crecer y crecer infinitamente, cuando eso es imposible... el aumento de población mundial (crecimiento exponencial), hará que perezcamos todos, en el mismo lugar, pues no hay más espacio para un crecimiento infinito...

    En fin, una locura, tratar de darle al ser humano la categoría de "racional" e "inteligente": creo que estamos sobrevalorados... ¡Sálvese quien pueda!

    Un cordial saludo utopazziano.

    ResponderEliminar
  3. Mi querido amigo, desde el inicio de la persecución a Garzón siempre dije que era por el caso Gürtel, y que lo demás eran bombas de humo para despistar. Y el caso Gürtel les molestaba, no porque atacase la corrupción, sino porque se metía con la "casta" que desde siempre han considerado que tenían y tienen derechos adquiridos a disponer del dinero de los demás a su conveniencia sin tener que dar explicaciones. Fue por ese motivo por el que nada más descubrirse, lo retiraron del caso, pasándolo de la Audiencia Nacional (que dispone de muchos más recursos de investigación) a los diferentes tribunales superiores de las comunidades afectadas (divide y vencerás), sin medios y más manejables.
    Otro factor a tener en cuenta, es que en España, jamás entró la Mafia (hasta hace relativamente poco, en que también se ha globalizado) porque en palabras de uno de los grandes capos, aquí ya existía una, y era muy fuerte.
    Ahora ya sólo les falta amañar algunas pruebas, y demostrar ¡por fin! que los atentados del 11-M fueron consentidos por los socialistas, y ya tenemos un país de locos mandado por chorizos y manipulado por paranoicos. La eterna España.
    Un abrazo, y buen domingo.

    ResponderEliminar
  4. Lo escuché en el blog "Mesa camilla en Madrid". Siento estar de acuerdo con Carlos.
    Resulta que mi padre (1905-1980) siempre me lo dijo, nací escuchándolo, fue lo primero, lo segundo que me enseñó fue la desconfianza en el ser humano. Luego comprobé la veracidad del fondo de la cuestión, que este mundo me resultaba ajeno, no era el mío, aunque consumamos el mismo oxígeno, ya por menos tiempo. Bs.

    ResponderEliminar
  5. Ah me olvidaba, es que mi padre trabajaba en el "antro" donde se reunía "el poder" a "guarrear" y se enteraba de todas sus conversaciones. Las llevo escuchando desde donde me alcanza la memoria. ¿Se entiende algo más mi actitud? Bs.

    ResponderEliminar
  6. Que el estado sea un problema viene de suyo y, por eso, Hobbes lo llamó Leviatán. Es un coñazo que un poder inmenso que viene de fuera se nos imponga sin miramientos. Sólo borrachos o asustados podemos creer que es fruto del consenso racional y del pacto de los humanos. El estado tiene una sospecha de ilegitimidad. No hay que rasgarse las vestiduras por ello. Ahora bien: el estado sigue siendo llamado en auxilio -pues es a él al que le pedimos fuerza para frenar, por ejemplo, al sistema capitalista que, en tendencia, me parece que busca una cierta situación libertaria (lo del anarcocapitalismo nunca me resulto chiste). O para que nos ofrezca sanidad, educación, apoyo a los desfavorecidos etc. Estas paradojas debemos integrarlas en la vida (y lo hacemos). Por otro lado, que el estado tiene cloacas va de suyo. Me parece razonable que trabaje en la zona gris del control de los grupos fascistas o terroristas. También creo que los entramados mafiosos- corruptos son alternativas al estado, y que buscan fagocitarlo. Lo consiguen en gran medida (nada es nuevo). Pero también es alternativa al estado en la zonas grises (lo indefinido éticamente o malvado) el entramado de los hermanos musulmanes en la sociedad sin estado egipcia o el humanitarismo intervencionista de algunas oenegés o tu idea de una presión más fuerte sobre Siria como parece que proponía en otro texto y que, sin duda, no puede moverse en la luz de las grandes declaraciones de DD HH sino en despachos militares que reparten armas, establecen embargos, plantean ejecuciones).

    Por abreviar: el estado pierde su fuerza cuando deja que el imperio y le monopolio de la violencia lo ejerzan otras instancias mafiosas, sistemas de mercado o mamporreros de buenas intenciones. El EStado, problema, no tiene que tener novios. Por eso se exige fuerza en él. Y por eso es el problema.

    El Estado es un problema, sí, un hijoputa que no se deja atrapar por los principios morales (Decía Maquiavelo: no se resuelven problemas con padresnuestros). Por eso la ciudadanía resistente no puede abrirse el vientre al modo harakiri para mostrar la sinceridad de sus entrañas éticas indignadas.Hay que insistir en la resitencia, saber que la violencia - y las consecuencias imprevisibles de ella - está ahí como opción,m aunque hay modos de actuación que renunciando a la cara más fea de la violencia, pueden conseguir provocar efectos.

    Y sobre todo, en política, no debemos caer en el pesimismo. Dejemos el pesimismo para la existencia de cada cual, mi mierda y nuestra mierda de vida que, en principio, no importan.

    ResponderEliminar
  7. Respecto a Garzón, y aceptando las reflexiones que se puedan hacer en tu nota, no soy dado a su santificación sin que pase previamente por el abogado del diablo exigido en todo porceso de beatificación (no en vano la Iglesia ha subsistido en el espacio gris durante siglos, adaptándose a las caras del estado). Garzón, personaje interesante por su apuesta por el derecho internacional, tiene sus flecos y, sin cuestionar la encerrona en la que le han metido, no cabe duda que el respeto al secreto de las comunicaciones es asunto importante, una deriva del habeas corpus. Esas intervenciones en la trama mafiosa cliente-abogado debía ser un espacio de protección en el estado de derecho. Que el castigo seas desmesurado, sí se entiende como sospechoso. Pero, en fin, me da que a Garzón le tenía ganas muchas gente en todo el espectro de la política oficial. Y no soy dado a santos.

    Resistir y usar la inteligencia, no renunciar a la indignación ética pero implementarla de realismo político, reflexionar organizativamente al modo leninista (postmodernizado, irónicamente )y actuar sobre los hechos para modicificarlos.

    Desde mi punto de vista hay que salvaguradar el derecho individidual, la máxima libertad de cotumbres, conjugar el apoyo al desfavorecido combinando los medios estatales y los sociales (las redes de autoayuda).

    Y no cesar. El sistema nos quiere pesimistas para comernos mejor. Conversemos, veámonos en la realidad de las calles y en estos medios, tentémonos por la privacidad pequeñoburguesa, desconfiemos con los burgueses del Estado - que es el problema- y, sobre todo, no creamos en el paraiso en la tierra.

    Indignémonos con alegría.

    Pensemos en la vanguardia y actuemos con la inteligencia liberal e irónica(Rorty).

    ¡¡Salud, librepensamiento y resistencia!

    Saludos, Fackel. Y a por ellos que son pocos y cobardes.

    ResponderEliminar
  8. Perdona el abuso. Es domingo y los ansiolíticos aún no me han hecho efecto

    ResponderEliminar
  9. Tal vez, Ramón, el Estado ha sido siempre lo mismo. Antes la Mafia era institucional solamente y con sus connivencias extrnas Y ahora va a tomat todolo que pueda desde fuera. No sé, cuestión de tiempo verlo. Pero no va a ser ninguna película, ninguna.

    PD. No te fíes de que estés seguro en Perpinyà.

    ResponderEliminar
  10. Pues, mira, Carlos. La encuesta de El País de hoy sigue dándole más votos al PP. Ya ves cómo ve las cosas el personal. Estos son como los otros que tú saves: cuanto peor mejor, que fue su eslogan durante tantos años.

    Y el montaje de mentiras va a ir en aumento. El todo vale es la mayor opresión. Sobre todo porque cuenta con la respuesta del todo me lo creo (de la sociedad española)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, Emejota, sobre las reacciones personales respecto al ser humano, ¿qué decirte? Aunque sabemos aquello de homo homini lupus y puesto que no nos sucidamos por ello, ¿qué camino tomar? Tal vez el de la ficción que se renueva con ficciones, o algo así. Tú me dirás. Te entiendo pero no quisiera llegar a la desconfianza total, que ya me hartan mucho ciertos tipos.

    ResponderEliminar
  12. MJ. El poder ha guarreado en tantos sitios...Guarrea desde las misas a las que acude hasta los consejos de administración, pasando por su honorable domesticidad hasta...

    Las paredes hablaban, vaya.

    ResponderEliminar
  13. L. Tu discurso es tan extenso y bien razonado que poco puedo añadir. Ceo que ni si me ocurre. Pero el poder ¿viene de fuera? ¿No es reflejo de los límites e insuficiencias de la sociedad?

    Precisamente en situaciones históricas como esta que vivimos el Estado se pone en entredicho. ¿No ves cómo se han reunido ayer los grandes bancos en su desayuno de familia para una puesta en común de sus inquietudes y transmitirlas, eso sí, manteniendo las formas por turnos, al ministro de Economía? ¡El holding aprieta al Estado!

    Coincido contigo en la resistencia y en no rendirse, porque son momentos para que la sociedad se manifieste e imagine otras maneras de intervenir. Si lo sgrupos de presión económicos, ideológicos y religiosos aprietan para obtener su control y su trato de favor, ¿por qué no intentarlo la aún supuesta ciudadanía? Un pulso entre nosotros: ¿seremos ciudadanos o súbditos? Otro dilema a clarificar.

    El tema de Garzón no es tanto de santificació o no, sino de lo que hablan Villarejo y Millás. La tela marinera y los entramados, esa es la esencia del asunto. Y evitar sentar precedentes de jueces que quieran llevar a cabo la justicia EN LOS GRANDES TEMAS Y CON LOS PODEROSOS.

    Se agradecen tus gritos de enardecimiento moral ,hermano. Buenas clases de filosofía y que los alumnos se vayan enterando de tus argumentos de lo que vale un peine.

    ResponderEliminar
  14. Ay, Utopazzo, perdona, te salté por travesuras del cursor. Pues mira en lo de si tiene arreglo todo, pues no sé qué decirte. Ya sabes que solo se sabe d elo logrado en la Historia a tiempo pasado, a posteriori que decía el otro. Todo está muy enredado y tanto el tema de poder y del control de las fuentes energéticas como el de las hegemonías de los Estados no hay dios que pueda saber por dónde saldrá.

    Las medidas necesarias, las cuerdas, las que la gente que analiza sesudamente y con argumentos plantea no van a ser tenidas en cuenta. Es de necios, una verdadera nave de los necios este mundo. Aun sabiendo de los problemas, los que ejercitan control y poder no ceden por las buenas. Tal vez el problema demográfico vaya a ser el decisivo (¿no lo está siendo con las migraciones o los grandes mercados de las sociedades crecientes?)

    Lo del sálvese quien pueda, con todos mis respetos, y te entiendo, es que no va a ser posible tampoco.

    Sigamos los acontecimientos, ojo avizor, resistencia y diálogo. Creo que por estos blogs circulan individuos que no se resignan fácilmente. Y yo, al menos lo agradezco infinito.

    ResponderEliminar
  15. Hola amigo.
    Es espeluznante, casi increible para la gente de buena voluntad de espíritu noble y creativo.
    No avanzamos,no escarmentamos ni damos opción a nuestra inteligencia individual para descifrar las claves que vienen ocultas en toda putrefacción. Los hijos de la patria ya no son hijos legítimos, ni tan siquiera adoptados. Serán los herederos de un país sin escrupulos ni dignidad, un país manipulador que aun sobrevive de las migajas de Franco, que prefiere no ver y claudicar, antes que razonar y combatir.

    No entiendo que esperamos para gritar y patalear, hablar ya es inutil, razonar imposible, porque los analfabetos que nos gobiernan superan con creces el analfabetismo social.

    Mi temor es por lo que dejaremos, no por lo que ya malgastamos.
    Ese mundo para hijos y nietos, tan incierto y ruin.

    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  16. Gene. Tal vez porque hay mucho analfabetismo social, hermana, tal vez por eso. Vuelve un ciclo. Con la vuelta de tuerca de la Internacional del Lucro, que decía Paul Éluard, la constituación de una sociedad para "solventes" como ha dicho hoy el jefe del gobierno español y la fragmentación social y la consecuente caída en la pobreza, tú me dirás que alternativas quedan. Ahora empiezo a entender por qué Rajoy dijo en período electoral que había que construir cárceles para incentivar la construcción; ¿solo para eso?

    Y nos piden que no seamos pesimistas.

    ResponderEliminar